Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablan los dos detenidos antes del derbi: “No hicimos nada, fue mala suerte”

Los arrestados tras las cargas del sábado, dos jóvenes de Mieres del Oviedo y del Sporting, alegan tras salir del juzgado que estaban “en el lugar equivocado”

Las imágenes de la detención de dos aficionados tras los disturbios antes del derbi Amor Domínguez

Los dos hinchas detenidos el sábado en Oviedo en los prolegómenos del derbi asturiano declararon ayer ante el juez después de pasar dos noches en el calabozo. Ambos fueron puestos en libertad alrededor de las 16.00 horas, acusados de un delito de desorden público. El caso ha recaído en el Juzgado de instrucción número 1, que proseguirá con la investigación de lo sucedido en la calle Alejandro Casona, donde hubo algunos altercados, con carga policial incluida. La Policía ha solicitado los vídeos y las imágenes de la trifulca y no se descartan más detenciones.

Los arrestados el sábado son dos amigos de Mieres, de 21 y 22 años, que acudieron juntos a la capital del Principado para asistir al Oviedo-Sporting disputado en el Tartiere. Uno de ellos es hincha del Oviedo y el otro del Sporting. Ellos afirman que no son abonados y que tampoco pertenecen a ninguna peña. Los dos defendieron ayer su inocencia en su declaración ante el juez y tras salir del juzgado y recoger sus enseres atendieron a LA NUEVA ESPAÑA para explicar su versión de lo sucedido.

Los jóvenes estaban en el cortejo al autobús del Oviedo, pero niegan haber tenido ningún comportamiento violento. Inciden en que los agentes los confundieron. “No hicimos nada, solo estábamos en el lugar equivocado. Yo estaba siguiendo la despedida del autobús del Oviedo con mi amigo, que es del Sporting, y me dirigí al baño de un bar. Escuché decir a un agente: ‘Vamos a por ese, que tiró una botella’. Me giré y se lo estaban llevando detenido. No entendía nada y les dije: ‘Parai, parai’. Y me llevaron a mí también. Fue mala suerte y confiamos en que quede en nada. En la declaración dije que hay testigos que pueden confirmar lo que digo. No teníamos ni bengalas, ni petardos, ni nada”, explica el seguidor oviedista, de 22 años, que está siendo asistido por el abogado César Marful. El momento de la detención puede verse en la web de LA NUEVA ESPAÑA.

El otro detenido, de 21 años y seguidor rojiblanco, reafirma la versión de su colega. “Estábamos esperando para ir al estadio en la despedida al autobús. No hicimos nada raro. Fue todo muy rápido y confuso. Un policía me acusó de lanzar una botella y una bengala. Es mentira, no tenía nada”, sostiene el joven, representado por el letrado Gabriel Enrique Cueto. Mientras, la Delegación del Gobierno defiende el dispositivo de seguridad. Por su parte, Anselmo de la Riva, el jefe de operaciones de la Policía Nacional en Asturias, valoró lo sucedido en la cadena Cope e indicó que “el dispositivo se complicó en el momento en el que la afición del Oviedo, como no tenía con quién descargar su agresividad porque no había viajado la afición del Sporting, lo descargó contra la Policía. Nos tiraron botellas, vasos, vallas, sillas y todo lo que pillaron por el medio”. Además, de la Riva señaló que cuatro agentes acabaron heridos.

La Policía Nacional aún no da por cerradas las investigaciones de los altercados de antes el derbi. Todo sucedió en la calle Alejandro Casona y las autoridades recabaron en las últimas horas varios vídeos e imágenes del momento de las cargas. Los agentes están intentando identificar a quienes lanzaron sillas y botellas, por lo que no se descarta que se produzcan nuevos detenidos. Algunas fuentes ven “bastante probable” que del análisis de las citadas imágenes se puedan derivar nuevas identificaciones. Desde el entorno policial estiman que deben profundizar en las investigaciones para intentar llevar ante la justicia a todos los responsables de los incidentes violentos.

Las mismas fuentes recalcan que no se puede permitir que, siguiendo a unos pocos violentos, otros grupos de aficionados se sumen al hostigamiento de agentes en el entorno de un partido de fútbol. Por ello, recalcan desde fuentes policiales, debe haber detenciones y sanciones ejemplares con el fin de que los altercados no queden sin consecuencias para quienes participaron en ellos.

Compartir el artículo

stats