2 Billetes de AVE Gratis La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son todos los detalles del nuevo dispositivo de seguridad del derbi asturiano, que aprueban las aficiones

Las peñas sportinguistas aprecian un "avance" y la Aparo y el Fondo Norte carbayón aprueban el dispositivo

Aficionados del Oviedo y el Sporting, en El Molinón LNE

Faltan todavía 16 días, pero el Oviedo y el Sporting ya preparan los detalles del primer derbi asturiano de la temporada, que se celebrará en el Tartiere el 17 de diciembre (21.00 horas). Será el primer duelo con Pachuca y Orlegi al frente y ya se vislumbra un entendimiento entre directivas que no hubo en años anteriores.

De hecho, ya hay luz verde en un asunto esencial: el dispositivo de seguridad para la afición visitante, en este caso la del Sporting. A grosso modo: los ultras irán por un lado y el resto de aficionados por otro. Ambos clubes han acordado un nuevo sistema por el cual la afición del Sporting regresaría al Tartiere y que quedó sellado ayer en una reunión en Delegación del Gobierno a la que acudieron el Sporting, el Oviedo, Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil. Jesús Manuel Álvarez, jefe de seguridad del club azul, representó al Oviedo, mientras que Carlos Barcia, director del área corporativa, hizo lo propio con el Sporting.

El curso pasado el club rojiblanco rechazó las entradas por entender "discriminatorio" el dispositivo de seguridad que planteó Delegación del Gobierno, que incluía el conocido como "viaje burbuja" de los hinchas, que debían partir desde Gijón y escoltados desde varias horas antes del encuentro y pasando muchos controles de seguridad.

Para acercar posturas, buscar una solución y evitar choques, Oviedo y Sporting han mantenido conversaciones en las últimas semanas y han acordado un dispositivo mixto. El cual consiste, a grandes rasgos, en que una parte de la afición visitante, donde se engloban los aficionados de la grada de animación, sí debería ir en burbuja y custodiada en todo momento, mientras que el resto de hinchas pueden ir en libertad a la ciudad rival, aunque con una condición: se habilitará un punto de control, vigilado por la Policía, para evitar altercados, que estará o en la Facultad de Derecho, en el aparcamiento del antiguo HUCA o en La Florida, aunque esta última opción es la más improbable.

Además, los tiempos de espera se reducirán notablemente respecto a dispositivos anteriores. Los que viajen en burbuja no tendrán que pasar los controles previos a acceder al estadio, puesto que esos tendrán lugar antes de subir al autobús. El resto de la afición rival acudiría escoltada por la Policía al estadio desde el punto de encuentro que se acuerde. Se da por hecho que este nuevo dispositivo se mantendría en los dos derbis asturianos, tanto en Gijón como Oviedo.

Para que sea una realidad faltan varios flecos y también un paso que se prevé fundamental: que las Asociaciones de Peñas de los dos equipos no pongan pegas. Se espera que eso no ocurra y ambas partes parecen haber recibido bien el nuevo dispositivo, que partió del Oviedo, lo aprobó la Policía y luego fue consensuado con el Sporting, evidenciando buena sintonía entre ambas partes. Delegación del Gobierno, de hecho, asegura que recogió propuestas de peñas de los dos equipos. Los dos clubes informarán ahora a sus respectivas asociaciones de peñas, que en conversaciones informales ya habían mostrado su predisposición. En el sportinguismo parece haber cierta satisfacción.

Jorge Guerrero, presidente de la Federación de Peñas Sportinguistas y de Aficiones Unidas, dijo ayer que "todo avance que exista respecto a los últimos derbis será bienvenido. Llevamos mucho tiempo trabajando en un cambio para que los derbis se puedan vivir de una manera diferente". Por su parte, Adrián Núñez, presidente de Unión de Peñas Sportinguistas (Unipes), aseguró que "tenemos expectación a la espera de conocer los detalles, pero parece que se recoge parte de nuestras reclamaciones, aunque sin ver los detalles, no podemos valorarlo en profundidad".

El Oviedo tuvo una reunión ayer con miembros de la Asociación de Peñas (Aparo) y del Fondo Norte para darles a conocer detalles del dispositivo y ambos grupos salieron de la misma con buenas sensaciones. "Se atendieron muchas de nuestras propuestas y vemos bien el dispositivo. Esperamos que en el futuro se puedan acortar aún más los plazos", explica Jaime Campillo, vicepresidente de la Aparo. Entre los peñistas parece haber aprobación. "Me parece muy bien el dispositivo. Siempre y cuando los registros para acceder al autobús sean escrupulosamente realizados", opina Mila González, de la peña Azul Teatinos. Pepe Mosteirín, de la peña El Cortijo, asegura que "me parece bien el dispositivo y que la mayoría de aficionados puedan viajar por su cuenta y hacer planes en la otra ciudad tranquilamente".

En el Sporting y en el Oviedo que el dispositivo pactado es una decisión salomónica, que probablemente no contentará del todo a aquellos que no quieren desterrar el viaje burbuja, pero sí es un primer paso para que poco a poco se flexibilicen las condiciones. En las próximas semanas tendrá lugar la tradicional reunión en Delegación de Gobierno entre todas las partes implicadas para despejar los flecos del dispositivo.

Compartir el artículo

stats