Primero, el pacto para el dispositivo de seguridad. Y ahora, cordialidad para las entradas. El Oviedo y el Sporting se enfrentan la semana que viene en el primer derbi asturiano de la temporada, el día 17 en el Tartiere y está claro que las relaciones han mejorado desde la entrada de los nuevos propietarios, Orlegi en el Sporting y Pachuca en el Oviedo. Ambos grupos empresariales tienen una fuerte competencia en México, pero se intuye cordialidad. Por un lado, la afición gijonesa regresará al Tartiere después de las desavenencias entre directivas en años anteriores.

El club azul confirmó esta mañana en un desayuno informativo con los medios que enviará a Gijón 1200 entradas para la hinchada gijonesa, lo habitual en derbis anteriores antes de la ruptura. Pero la vuelta de la cordialidad no se queda ahí. El Oviedo también desveló que está en marcha alguna acción conjunta con el Sporting a instancias de la Federación Asturiana de Fútbol. Falta concretar cómo será la iniciativa, pero en el club azul esperan que se lleve a cabo.