Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fondo Norte

"Vísteme despacio, que tengo prisa"

La propiedad y el mando rojiblanco, que es lo mismo, querrán ofrecer noticias esperanzadoras

No hay duda de que el análisis más original y poco visto del título liguero del Real Madrid estuvo, como no podía ser menos, en la boca de Lobo Carrasco. El Madrid, dijo, ha sido campeón porque el Barcelona no ha tenido a Dani Alves. Y se quedó tan pancho. Así se comprenden muchas cosas, por ejemplo Caravaca de la Cruz. Y el que tenga oídos para escuchar, que entienda.

Mientras, en los territorios rojiblancos, los más cercanos y por tanto los que han de merecer atención preferente incluso en días como hoy, que es martes, aunque esto siga sin ser Bélgica, da la impresión de que el presidente y propietario del paquete mayoritario de las acciones del Sporting, Javier Fernández, ha elegido la vía del rey Felipe II, que no es precisamente mala vía. Aquella frase que le dijo el rey a su secretario en una mañana de urgencias se la aplica el mandatario rojiblanco. "Vísteme despacio, que tengo prisa", le dijo Felipe II a su ayudante. La propiedad, que estará digiriendo la dura bronca que recibió el domingo en el Anfield del Piles, tiene prisa por ofrecer noticias esperanzadoras al amplio mundo rojiblanco, pero quiere vestirlas despacio, no sea que repita errores pasados y recientes.

La propiedad tiene que ilusionar con el nombramiento del nuevo director deportivo, que no general, que ése es cargo amortizado, y, a continuación, tiene que hacer lo mismo con el nombre del nuevo entrenador, figura clave en cualquier "proyecto", que decía aquel miembro de los siete sabios de Grecia. Y las ilusiones han de seguir creciendo con los movimientos de las tropas rojiblancas; los que se van, los que se quedan y los que vienen. Y en éstos, claro, habrá de haber algún jugador para la grada porque en todas las plantillas ha de haber un futbolista de esas características. No sólo hay que tener futbolistas del gusto de entrenadores y directores deportivos; la grada sigue siendo muy importante, y si no que se lo pregunten a Burgui, el hijo de Burguillos del Cerro, provincia de Badajoz, defensor de la continuidad del caporal Ferrer, quien, por cierto y dicho sea de paso y con el máximo respeto, tenía al equipo muy bien situado en la clasificación inútil de las últimas jornadas, clasificación que se ha conocido por quienes querían destacar el gran papel del Real Madrid de Zidane, que lo ha ganado todo desde la derrota casera en el clásico, derrota que no le provocó pérdida de pulso.

En tiempos convulsos como éstos, las buenas costumbres han de estar por encima de todo; por eso, si pregunto, ¿molesto?: ¿es cierto o quizás es una falacia que Esuperio va a peregrinar este verano a Burguillos del Cerro, provincia de Badajoz? Próxima parada, Capuchinos.

Compartir el artículo

stats