Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vamos a por el oro

La final de hoy es la consecuencia del buen trabajo de tres años del seleccionador, Carlos Viver, que apostó por gente nueva con perspectivas de futuro. Viver también introdujo conceptos diferentes de juego y el equilibrio de mezclar jugadoras jóvenes con veteranas como Silvia, Nerea y Shandy. Hasta ahora, en los campeonatos siempre nos faltaba algo, nos quedábamos a un pasito, que hemos dado aquí, aunque el objetivo inicial eran los Juegos de Tokio.

También ha sido superimportante el buen ambiente que hay entre las chicas. Hacía tiempo que no veía un grupo tan compenetrado. Con todo eso y la suerte, que siempre es necesaria en un campeonato como éste, nos hemos plantado en una final histórica.

Como delegada se vive muy diferente, aunque revivo cosas que sentí como jugadora. Me emociona mucho ver la cara de las jóvenes, que no saben lo que se les viene encima, ni lo que va a suponer en su carrera deportiva experiencias de este tipo. Me he emocionado muchísimo, estoy muy feliz por ellas.

He sido madre hace siete meses y a veces hago también un poco de mamá aquí, sobre todo con las jóvenes. Trato de cuidarlas, de resolver cualquier problema, tanto personal como deportivo.

Las comparaciones nunca son buenas, pero antes de venir al mundial comenté que este grupo me recordaba al nuestro de Macedonia en 2008, cuando ganamos la primera medalla, de plata. También había una mezcla de veteranía y juventud, con dudas y falta de experiencia. Ahora pasito a pasito, con mucha humildad, trabajando, nos hemos plantado en la final de un mundial.

Vamos a salir a por todas en la final. Veo a las chicas superconvencidas de que vamos a ganar. Será difícil, Holanda es un equipo muy fuerte, pero no le tenemos tanto respeto como a Rusia y Noruega. Ojalá podamos volver con la medalla de oro.

Compartir el artículo

stats