DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quique, contra el "síndrome Guardiola"

A Setién, elegido para recuperar el estilo del Barça, no le alcanzará con los títulos, como sabe Valverde

El problema de Ernesto Valverde en el banquillo del Barcelona fue el mismo que padecieron antes Tito Vilanova, Tata Martino y y Luis Enrique: luchar contra el recuerdo de aquel equipo que, dirigido por Pep Guardiola entre 2008 y 2012, rozó la excelencia mientras llenaba la vitrina azulgrana. Ya lo dijo Vilanova al aceptar el reto de sustituir a Guardiola: "Perderé todas las comparaciones".

La era Valverde, además, estuvo marcada por la espantada de Neymar unos días antes de iniciar su primera pretemporada. Así que el "Txingurri" tuvo que inventarse un plan de emercia que condicionó su paso por el Barça: sin la magia del tridente tocaba compactar el equipo, hacerle fuerte en defensa y encomendarse a la dupla Messi-Luis Suárez, a costa de difuminar muchas veces el estilo de toque y posesión.

Aquella primera temporada se saldó con un doblete que, pese al patinazo de Roma, reafirmó a Valverde en su método. Desde entonces la cosecha de títulos fue menguando en la medida que se resquebrajaba aquel bloque que había hecho de Ter Stegen uno de los porteros menos batidos. El último cuarto de hora de la Supercopa fue solo la chispa que encendió el barril de pólvora que amenazaba con explotarle a Valverde desde la masacre de Anfield.

Entonces, a Josep Maria Bartomeu le entraron unas prisas locas por volver a las esencias, para lo que le servía tanto Xavi como Koeman. Autodescartados los dos, el premio gordo le cayó a un cruyffista convencido, Enrique Setién. El cántabro es valiente y ha demostrado personalidad para imponer sus ideas en el Lugo, Las Palmas y Betis. En el Barça tendrá mejores jugadores para llevarlas a la práctica, pero se encontrará con el mismo inconveniente que sus antecesores: la alargada sombra del segundo "Dream Team".

Superar el "Síndrome Guardiola" es el gran reto de Setién, para lo que no le alcanzará con los resultados, como bien sabe Ernesto Valverde.

Compartir el artículo

stats