DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Triunfar en el alambre

Confiado excesivamente en que la ley de la gravedad haga caer los partidos de su lado, el Madrid circuló por Cornellá peligrosamente en el alambre. Vinicius en el banquillo e Isco titular dejaban meridianamente claro que Zidane estaba por la labor de cocer a fuego lento el duelo en tierras catalanas. Todo llegaría a su tiempo, que llegó, y en taconazo excelso. ¿Se puede pedir más? Tres puntos, líderes y ver a los azulgranas por el retrovisor mientras se atisba la llegada a meta. Pues eso, ¿se puede pedir más? Parece que sí, parece que ganar por la mínima en casa del colista y tener que aguantar un asedio en los momentos finales no deja muy buenas sensaciones. La igualada pudo estar en esos instantes últimos en el flequillo de Bernardo o en un rebote sobre Marcelo que quedaron en nada más que en alguna taquicardia para los seguidores blancos (el domingo, verdosos, o así).

No todos pueden gozar de la visión de algunos ojos de lince que circulan en el mundo del fútbol.

Compartir el artículo

stats