Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

EN TERRITORIO COMANCHE

Pablo González

Lloros, sangre o perdón

Hace un tiempo que dentro del Sporting se reclama mano dura con el vestuario, sobre todo desde que figuras como el anterior director deportivo fueron acercándose a su fecha de caducidad y perdieron fiabilidad como parachoques de golpes destinados a otros. De momento, Javi Rico y el cuerpo técnico han decidido ejercer el poder y no dejar pasar una (que se sepa). El DD la tiene ahora con Nacho Méndez por eso de la renovación que el luanquín no acepta. Jornada II, y ya ni viaja aunque haya plazas. El Sporting defiende lo suyo: nada de dar cancha a un producto, aunque sea de la casa, que dentro de un trimestre podrá irse con beneficio cero para la entidad. Hace muchísimo tiempo que los clubes no tienen capacidad para impedir la libre circulación de los jugadores. Faltaría más. Pero siguen manteniendo la libertad de diseñar su presente y su futuro por encima de cualquier nombre. La misma que los futbolistas para decidir bajo qué bandera navegan y en qué banco debe ingresarles el patrón la nómina, la hayan sudado o no. El que se va de viaje es Carmona. El "10" ya no gusta y se le quiere encontrar acomodo. Por allí enamora ya que es uno de los héroes cartageneros. Buen momento para mostrar que el chaval mantiene la línea y tiene muy buen color. Luego, cuando cierre el mercado, ya se verá cómo acaba la película (las dos) y si lo hace con lloros, con sangre o con una amorosa reconciliación.

Compartir el artículo

stats