Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

FÚTBOL ES FÚTBOL

Antonio Rico

¿Qué sentido tiene?

Las razones para jugar un Barça-Madrid en un Camp Nou vacío

Hay preguntas futbolísticas fáciles de responder, preguntas difíciles, preguntas imposibles, preguntas impertinentes y preguntas que, sencillamente, no se pueden responder. Tengo ejemplos. ¿Por qué el Real Madrid jugó la pasada jornada con una camiseta de color rosa su partido contra el Cádiz? Fácil. Un gesto para que recordemos el largo y tortuoso camino que sigue la humanidad para luchar contra el cáncer de mama. ¿Por qué el Barça jugó contra el Getafe con camiseta rosa, pantalón negro y medias verdes? Puede que haya una respuesta fácil, pero la alucinante combinación de colores dejó a los aficionados viviendo en un mundo que parecía salido de la película "Yellow Submarine" y algunos todavía estamos medio idos. Así que es difícil responder. ¿Por qué el dichoso VAR anuló el gol de Mané en el partido Everton-Liverpool en el descuento, que habría significado la victoria del equipo de Klopp? La pregunta es imposible. Al parecer, Mané estaba en fuera de juego por milímetros. O no. Pero, como dijo Cesc Fábregas, este juego se ha vuelto loco. ¿Existe el fuera de juego por un milímetro? ¿Hay alguna jugada dentro del área que, con el VAR en la mano, no sea penalti? Si un árbitro tiene que mirar, y mirar, y mirar una jugada en el monitor tres minutos antes de decidir si es penalti, o mano, o fuera de juego, o tarjeta roja, o lo que sea ¿eso no nos indica que la jugada no es computable, como diría el ordenador MADRE de la película "Alien"?

Preguntas impertinentes. Por ejemplo, ¿por qué Ibrahimovic sigue jugando en un equipo de primer nivel con 39 años, por qué Alberto Cifuentes defiende la portería del Cádiz con 41 años, y por qué Nino sigue aterrorizando a las defensas vestido con la camiseta del Elche y con 40 años en la chepa? Bah. Porque Ibrahimovic es un delantero descomunal en el Milan o donde le dé la gana jugar, porque Alberto Cifuentes es un portero que merece estar en Primera División y en un equipo como el Cádiz del mismo modo que Robert de Niro merece protagonizar una película de Scorsese, y porque Nino tiene el gol en los pies como Bruce Springsteen tiene la canción perfecta para cada momento pegada a la garganta. Pero estas preguntas son impertinentes, y solo pueden ser formuladas por los que se limitan a babear ante la irrupción de un Ansu Fati explosivamente joven o un Adama Traoré disfrazado de coco driblador. A las preguntas fáciles, difíciles, imposibles y hasta impertinentes se puede responder con un poquito de buena voluntad. Otra cosa es responder a una pregunta que, por definición, no tiene respuesta. ¿Qué se puede responder, por ejemplo, a un amigo que pregunta por el sentido de un partido Barça-Madrid sin público y que, vistos los últimos partidos, se presenta con tanto interés futbolístico como una discusión entre Sócrates y un árbol?

¿Qué sentido tiene un clásico del fútbol sin todo lo que rodea a un clásico del fútbol? Es una pregunta que ya se planteó Tony Soprano en un capítulo de "Los Soprano". ¿Qué sentido tiene? Vas a Italia, levantas pesas, ves una película... Según Tony, son solo distracciones hasta que te mueres. Italia, pesas, cine, partido Barça-Madrid. ¿Son solo distracciones hasta que te mueres? Pues mira, vamos a decir que sí. Vamos a dar esta respuesta que puede ser fácil pero también difícil, imposible o impertinente porque es lo que se merece una pregunta que no tiene respuesta. El sentido de Barça-Madrid, en un Camp Nou vacío, tiene el mismo sentido que viajar a Italia, hacer pesas o ver una película. Nos distrae. El fútbol, en el fondo, es así de humilde.

Compartir el artículo

stats