Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis

Patadón a La Ería

José Luis Salinas

La opinión del día sobre el Oviedo: “Tiburón dependitis”

Sobre la falta de acierto en ataque de los azules

Blanco Leschuk, ayer en El Requexón.

Blanco Leschuk, ayer en El Requexón. MIKI LÓPEZ

La falta de “killer”, y perdonen por el anglicismo, nos está matando.Al Oviedo le falta la salsa del futbol, lo que te hace estar arriba, lo más importante, ya saben, el gol. A ratos juega bien o, al menos, lo hace con criterio, si le da la gana deja

Lo de Castellón fue un espejismo, una goleada frente a un equipo debilitado, dolido por los costados y por el centro que acabó sucumbiendo a un Oviedo muy superior. Contra los lucenses podía haberse repetido la misma historia, porque los carbayones tuvieron el partido donde quisieron –salvo unos minutos de descontrol en el primer tiempo–; marearon al pulpo a su antojo, pero lo dejaron que se escapara con vida de la olla. Lo hicieron porque, simple y llanamente, casi no tiraron a puerta. Se aproximaron, rondaron..., pero a la hora de la verdad, nada de nada.

Lo peor de todo es que los carbayones comienzan a tener una dependencia de Gustavo Blanco Leshuck, más conocido como el “Tiburón”, un jugador superlativo para los carbayones, y uno de los grandes fichajes de este verano. Pero, por lo visto en el prao, no tiene recambio. Los experimentos cuando no está el argentino, no están funcionan, y cuando no está el equipo en ataque –salvo algún que otro ramalazo– acaba diluyéndose, perdiéndose en un mar de inocencia y dejando que los rivales se salgan con vida cuando deberían haberlos matado. El Oviedo tiene “Tiburón dependitis”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats