Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el IV día de la crisis del covid en el Sporting: Descerebrados

Los rumores sobres los contagios en Mareo continúan y cada uno que llega supera a la última crónica húmeda; ya hay abogados por el medio

La plantilla del Sporting durante el primer entrenamiento en Mareo tras el brote de covid

La plantilla del Sporting durante el primer entrenamiento en Mareo tras el brote de covid Julián Rus

El Sporting investiga, no se sabe si como la Miss Marple de Agatha Christie o el Torrente de Santiago Segura, dónde empezó todo. Día IV de la crisis covid rojiblanca, que aún se desconoce si acabará siendo el Stalingrado de alguno. Ya queda menos para que se haga pública la convocatoria de cara al partido del lunes.

Ya no habrá trampa ni cartón ni puertas traseras. Aunque viendo cómo marcha la política de comunicación del club puede que la lista sea clasificada X por los habitantes de la zona abuhardillada de Mareo, que se imponga la censura y que los jugadores salten al césped del Anxo Carro con burka para evitar ser reconocidos.

Los rumores continúan, y cada uno que llega supera a la última crónica húmeda. La investigación para explicar a Tebas cómo el club de JF, su fiel vicepresidente, la ha liado parda se centra en muchos focos, cuantos más mejor, que ya se sabe que la carga es más llevadera entre varios.

Aunque algunos no están para bromas: ya han aparecido en escena abogados solicitando que se retiren del mundo digital comentarios demasiado descriptivos. No hay nombres de los afectados, a los que se les desea una pronta recuperación.

Y en nada toca, salvo orden gubernativa que diga lo contrario, viaje a Lugo, donde se atisban problemas para confeccionar el equipo, sobre todo en la zona de creación. Jugar descerebrados nunca fue sinónimo de éxito ni en el fútbol ni en la vida.

Compartir el artículo

stats