Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el VII día de la crisis del covid en el Sporting: Gallego tiene un doble marrón

El técnico rojiblanco se queda solo ante el silencio del club y tendrá que dar la cara por el brote de coronavirus

Atasco en Mareo para realizar la pruebas PCR

Atasco en Mareo para realizar la pruebas PCR Ángel González

La familia covid rojiblanca (o no rojiblanca) crece. Ya van 154 y subiendo, temen los que saben de esto. Con la enfermedad, ninguna broma: que todos los afectados salgan de esto sin un rasguño. Luego están los motivos por los que se ha llegado a esta situación. Sanidad confirma lo contado ayer por LA NUEVA ESPAÑA y Barbón promete en el mundo de la nube que se llegará hasta las últimas consecuencias en la investigación de cómo, dónde y por qué.

Lo que permanece invariable es el mutismo en el club. Según la hoja de ruta prevista, silencio. Pero hay unas ganas tremendas de buscar responsables como sea y echarle el muerto a quien haga falta, aunque esté de baja por enfermedad. Los disparos sobre el pianista, el mensajero y la señora de la limpieza ya no cuelan para tratar de desviar la atención una vez que el Principado lo ha confirmado todo.

Hasta Tebas anda mosca por mucho que sienta pasión por JF. Y así están las cosas cuando en unas horas al Sporting le tocará jugar en Lugo sin muchos titulares. Marrón para Gallego. Marrón que será doble, ya que al técnico rojiblanco le tocará lidiar en la rueda de prensa previa al choque en el Anxo Carro con las preguntas sobre la crisis covid.

Aunque tampoco será para tanto. No parece que se vaya a suspender, pero igual la propiedad, el dircom y el censor, que en este caso son Uno y Trino, deciden un fundido a negro y librar así del mal trago al técnico. O no, que de corazón andamos justitos.

Compartir el artículo

stats