DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: El muchacho y el becerro

A Manu García se le espera para que sea la solución mágica del juego ofensivo de los de Gallego

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo

El Sporting pos crisis covid recibe al Cartagena con la misión de repetir lo que lleva haciendo toda la temporada: amarrar los puntos que se juegan en El Molinón una vez que las buenas sensaciones como visitante se hayan quedado allí por donde se aleja el 2020. El equipo cartagenero llega a Gijón como el que más fichajes ha realizado en este mercado de invierno para enfrentarse al club que menos ha movido el cotarro (por ahora). Era lo previsto desde que arrancó la temporada. Y tampoco ha ido mal. Es la historia ya conocida en el Sporting de no saber gastar cuando hay.

Pero lo que preocupa ahora es el Cartagena de los tres entrenadores. ¿Volverán a la titularidad los muchachos del “evento Sporting”? Huele que lo harán, como mínimo, Mariño y Manu García. Al mediapunta, un día muchacho de oro, al otro simple becerro dorado confundido por el ruido de las palmadas en la espalda de falsos profetas, se le espera para que sea la solución mágica.

Los de Gallego siguen ahí arriba por méritos propios a pesar de haber sumado cinco puntos de los últimos quince. Es lo que tiene haber adelantado los deberes y no dejarlos todos para el final. Aunque no estaría mal que Manu y sus amigos volvieran para dar un poco más de claridad al juego ofensivo de los rojiblancos y así demostrar que nadie ha matado a Paquirri, como tanto les gusta decir en la zona abuhardillada de Mareo a los que ya no son ni muchachos ni becerros.

Compartir el artículo

stats