Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Javi Rico, en vuelo rasante

El director deportivo no renuncia a nada, pero que nadie se ponga nervioso si al final hay gatillazo, que la obligación de cumplir es de los clubes que más tienen

Javi Rico, durante su rueda de prensa

Javi Rico, durante su rueda de prensa RSG

Javi Rico solventó en dos bostezos la más cómoda rendición de cuentas ante la pantalla de plasma de su (corta) carrera como DD del Sporting. Lo hizo como en esas películas de aviadores de siesta dominical: en vuelo rasante para evitar ser detectado por el radar enemigo. Una pelota despejada por aquí, un balón al pie por allí, un par de arqueos de ceja por acá y todo resuelto. Con el equipo realizando una de las mejores temporadas de los últimos lustros y tras un 0-4, no es para menos.

Aunque Rico tampoco sacó pecho por eso de lo que queda por delante y el qué dirán. Y aún así, dejó un par de mensajes. Uno, el del objetivo. No se renuncia a nada, pero que nadie se ponga nervioso si al final hay gatillazo, que la obligación de cumplir es de los clubes que más tienen. Nada nuevo. Otro fue para tranquilizar a las huestes sobre el goleador de moda más allá de La Guía y del número 7 de la calle Melancolía: Djuka no se vende salvo que el mercado diga otra cosa. El mercado o el que manda.

Si hay ascenso, Javier Fernández lo tendrá fácil. De lo contrario, no le quedará otra que desempolvar el mazo y el traje de subastero

decoration

Será a JF al que le tocará hacer balance de daños al final de curso. Si hay ascenso lo tendrá fácil. De lo contrario, no le quedará otra que desempolvar el mazo y el traje de subastero. ¿Y los castigos por el covidgate? No pregunten, que son asuntos íntimos, de alcoba. Paz y gloria, que bastante tiene Rico con lo suyo y el tema cae del lado de la propiedad.

Pero en la zona abuhardillada no son de vuelo rasante, prefieren los submarinos: el periscopio les permite contemplar lo que pasa ahí fuera sin mojarse esperando a que suceda algo que merezca la pena celebrar para emerger. Lo demás es perder el tiempo.

Compartir el artículo

stats