Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión de día sobre el Sporting: Solos no pueden

La dupla Mariño-Djuka es la base del éxito del Sporting de Gallego, algo así como el modelo Casillas-Cristiano

Mariño salta por un balón durante el Sporting-Málaga.

Mariño salta por un balón durante el Sporting-Málaga.

Mariño no quiere hablar de números, pero sabe que cualquier objetivo en el mundo del fútbol pasa por el tópico de ser regular y, sobre todo, hacer del campo propio un estanque sellado del que se escapen los menos puntos posibles. Luego ya se debatirá si se gana jugando bien, mal, regular o a nada.

Y más en estos tiempos en los que en las gradas de El Molinón solo hay butacas. Y éstas ni gritan, ni insultan, ni les entra una hipoglucemia si el mediocentro solo da pases atrás o el central pega balonazos que acaban en el Piles. Los objetivos también se logran así, con partidos perros en los que se sufre y el rival es mejor, pero se gana.

Un ejemplo fue lo ocurrido hace unos días ante el Málaga. Cualquier espectador ajeno al partido que echara un vistazo de vez en cuando podría apostar a que el partido iba a caer del lado andaluz. Pero cuando después de tantas jornadas unos marchan por arriba y otros navegan en tierra de nadie es por algo.

En las gradas de El Molinón solo hay butacas que ni gritan, ni insultan, ni les entra una hipoglucemia si el mediocentro solo da pases atrás o el central pega balonazos que acaban en el Piles

decoration

En el caso del Sporting, al igual que otros equipos, lo que hay es un portero que salva puntos y un delantero que está de récord. La dupla Mariño-Djuka, el modelo Casillas-Cristiano que tuvo en su día el Real Madrid, está siendo más rentable que nunca. Gallego cruza los dedos para que así siga siendo y se vayan sumando más jugadores, en especial, a la lista de goleadores. Ellos solos no pueden.

Compartir el artículo

stats