Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Un volquete para Suria

El pueblo de David Gallego va camino de tener una nueva peña rojiblanca como el galleguismo siga de moda

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo Marcos León

Bien harían los habitantes de la zona abuhardillada en enviar un volquete de insignias y banderines a Suria, la tierra (no se sabe si prometida) de la que salió el nuevo hijo adoptivo del sportinguismo. Allí, en casa de David Gallego, en la lejana Cataluña, las pasiones futbolísticas se dividen entre el Barça y el Real Madrid. Algo se lleva el Espanyol, pero poco. Y ahora menos con la entrada en escena del Sporting, que va camino de tener una nueva peña como el galleguismo siga de moda.

Así que ya está tardando el envío de merchandising rojiblanco para hacer patria. Ahora que Quini ya no está entre nosotros –va para tres años– no hay quien reparta caricias en los mofletes y puñados de insignias entre la muchachada, por lo que algo habrá que inventar para fidelizar a las masas de más allá de Pajares. Al menos hay que quedarse con que en la zona abuhardillada de cristales tintados hay vida inteligente, tras darse prisa en ofrecer El Molinón como centro para la vacunación contra el covid.

En la zona abuhardillada se han dado prisa en ofrecer El Molinón como centro para la vacunación contra el covid. Ahora cualquiera que venga detrás quedará como simple imitador. Y si no lo hace parecerá un insolidario

decoration

Ahora cualquiera que venga detrás quedará como simple imitador. Y si no lo hace parecerá un insolidario. Ser o no ser. Aunque el ofrecimiento tiene, como todo gesto altruista, un punto de egoísmo. Al inquilino del campo más antiguo del país le interesa como al que más que las vacunas tengan una salida rápida, muy rápida. El público, sus paseos por caja, se hace más vital que nunca. Las audiencias de televisión ya no lo aguantan todo y es ahora cuando se añora el calor de la carne y el roce de la piel.

Compartir el artículo

stats