Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Respeto, apoyo y palomitas

El partido que servirá para recordar a El Brujo en el año III después de Quini pierde uno de sus alicientes: RDT se ha quedado en Barna a buen recaudo, pero no faltará Djuka

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo

La plantilla del Sporting durante un entrenamiento en Mareo Ángel González

El partido que servirá para recordar a El Brujo en el año III después de Quini pierde finalmente uno de sus alicientes. El Sporting-Espanyol no tendrá duelo de pistoleros al sol (o la sombra). RDT está lesionado y se ha quedado en Barcelona a buen recaudo. O eso se supone. El que no faltará es Djuka, lo que ya es un mérito en sí mismo. El serbio no se pierde un partido. Un compromiso que es digno de alabar en estos tiempos inciertos. Ni cuando no marcaba ni ahora que le entra todo, el yerno favorito de padres y madres desde La Guía a Pumarín ha faltado a clase.

Salvo por un par de sanciones y una sobrecarga por allí y un descanso por allá, el “23” ha estado siempre disponible en las dos temporadas y media que lleva en Gijón, que ya son partidos. Tener un buen físico ayuda. Pero generalmente el único secreto es el de trabajar y cuidarse como un deportista. Aunque no llegue RDT, bien haría el Sporting en no confiarse y perder el respeto a los catalanes, que por ahí andan un tal Wu Lei, Embarba y compañía.

Salvo por un par de sanciones y una sobrecarga por allí y un descanso por allá, el “23” ha estado siempre disponible desde que está en Gijón. Tener un buen físico ayuda. Pero generalmente el único secreto es el de trabajar y cuidarse como un deportista

decoration

Sería un mal día para que los de Gallego perdieran su condición de invictos en su campo, donde, por cierto, jugarán su decimonoveno partido sin el apoyo de su gente. Precisamente por esos buenos números en El Molinón, el Espanyol también debería respetar al Sporting. Y no estaría mal que ambos ofrecieran un espectáculo digno de palomitas. Un poco de fútbol de vez en cuando ayuda a seguir creyendo.

Compartir el artículo

stats