Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: El día después y Bartomeu

Debajo del paraguas protector en forma de goles de jugadores como Djuka siempre se cuela alguno para vivir cómodamente en esa zona en la que ni se ataca ni se defiende

Entrenamiento del Sporting en Mareo

Entrenamiento del Sporting en Mareo

Finalizada otra jornada en la oficina, tras el punto sumado frente al Espanyol, el Sporting enfila la semana en la que conocerá cómo es la vida después de Djuka –del Djuka de esta temporada, el “23” de los diecisiete goles–. Por suerte para Gallego y sus muchachos, el serbio solo se perderá el viaje a Ponferrada. El destino ha querido que el yerno soñado cause baja en el choque en el que los rojiblancos pueden dejar pagada buena parte de una parcela en el play-off.

Pero siempre viene bien probar otras cosas; por eso de tener un plan B y por lo que pueda pasar el día después de que el Sporting, el mercado o las circunstancias obliguen a los rojiblancos a iniciar una nueva vida sin el balcánico. El entrenador de moda en Segunda tiene poco donde elegir en el catálogo. Tan poco, que no pierde el tiempo en ocultar sus cartas para suplir al “pichichi”: Campuzano, Pablo Pérez o cambiar el sistema.

El entrenador de moda en Segunda tiene poco donde elegir en el catálogo para suplir la baja de Djuka en Poferrada. Tan poco, que no pierde el tiempo en ocultar sus cartas para suplir al “pichichi”: Campuzano, Pablo Pérez o cambiar el sistema

decoration

La djukadependencia sin Djuka obligará a alguno a dar un paso al frente... eso, o a retratarse. El tener a un jugador que acapara prácticamente todo el torrente ofensivo de un equipo tiene sus cosas (muy) buenas y otras que no lo son tanto; como que debajo del paraguas protector en forma de goles siempre se cuela alguno para vivir cómodamente en esa zona en la que ni se ataca ni se defiende. Buen ejemplo, y siempre salvando las distancias, es lo que ocurre con Messi en el Barça, donde últimamente el peor día siempre es el presente y no el día después. Y si no, que se lo pregunten a Bartomeu.

Compartir el artículo

stats