Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: A bajamar todo aparece

La resacona que está dejando el covid por los maizales del planeta fútbol obliga a Tebas a lanzar avisos a navegantes: hay que vender

Entrenamiento del Sporting

Entrenamiento del Sporting

Decía el llorado Dioni Viña que a bajamar todo aparece. Ahí está la resacona que está dejando el covid (y lo que no es covid) por los maizales del planeta fútbol. Tebas lanza avisos a navegantes: hay que vender. Y esta vez su advertencia, un clásico entre los clásicos, lleva nombres y apellidos. Seguro que muchos en la sala ya lo han adivinado.

Sobre todo, porque los habitantes de la zona abuhardillada de Mareo son fervientes seguidores del Dios Mercado (del de invierno, del de verano, del Rastro, del mercado de la Flor de Grao... del que haga falta). En eso sí que vienen siendo sinceros y no engañan a nadie: para cubrir el presupuesto hay que vender (casi) todos los años.

Y con esto del covid, todavía con más rapidez y prestancia. Encima lo “recomienda” Tebas. El capo de la patronal del balón sabe de números, y mucho. Pero de corazón, de sentimientos, anda escaso. Donde otros ven un tipo que se besa el escudo tras cada gol o que se pone puntos en caliente para seguir jugando, Don Javier y sus acólitos ven un activo al que traspasar para cuadrar el balance.

La férrea disciplina económico-financiera a la que los clubes están sometidos muestra que el negocio en Segunda ha caído un 30 por ciento. El fútbol echa de menos a su gente, al público. Han descubierto que sin ellos de nada sirven las audiencias chinas.

decoration

La férrea (ya se verá lo que pasa como esto siga así) disciplina económico-financiera a la que los clubes están sometidos muestra que el negocio en Segunda, los topes salariales, ha caído un 30 por ciento. No se libra nadie. El fútbol echa de menos a su gente, al público. Han descubierto que sin ellos de nada sirven las audiencias chinas. Las cuentas no salen. Lo dicho, a bajamar todo aparece. Todo.

Compartir el artículo

stats