Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión de día sobre el Sporting: Golitos y puntitos

El regreso del Sporting a El Toralín, escenario de una de las últimas Mareonas y de una polémica con Barral

La plantilla del Sporting, durante un entrenamiento

La plantilla del Sporting, durante un entrenamiento

El Sporting regresa a El Toralín un año después de que se viviera una de las últimas grandes Mareonas antes del desastre pandémico. El objetivo de los de Gallego es dejar claro a la Ponferradina de quién es uno de los puestos de play-off. Lo primero es ganar. Si se logra, seguro que habrá debate sobre cómo se hizo.

Hace muchas jornadas que el juego del Sporting luce poco. Se achaca a que los grandes generadores de juego siguen flojos en lo físico por eso del coronavirus. En realidad es una suposición porque mentar el “covidgate” rojiblanco y sus consecuencias es algo así como defender que las pirámides fueron obra de los enanitos verdes del planeta Melmac. Ellos sabrán.

El Toralín trae recuerdos que ya empiezan a ser bastante lejanos, como aquel 0-3 en la primera temporada de Manolo Preciado. Fue el día en el que Barral comenzó a mostrar a los que todavía no lo conocían “las cosas de Barral”. Por conseguir “mi golito, mi golito”, el gaditano lio una parda para tratar de tirar un penalti que no le correspondía.

El equipo, los que mandaban en el verde, quería que lo tirara Omar para que el delantero avilesino ganara en moral. El andaluz, cómo no, lo quería para él y metió codos. Aunque al final no hubo sangre. Tampoco en las duchas. Al menos eso cuenta la historia oficial.

El Toralín trae recuerdos que ya empiezan a ser bastante lejanos como aquel 0-3 en la primera temporada de Manolo Preciado. Fue el día en el que Barral comenzó a mostrar a los que todavía no lo conocían “las cosas de Barral”

decoration

Catorce años después, el Sporting visitará El Toralín sin su goleador. A Gallego y a sus muchachos les toca reinventarse porque al final en esto lo único que vale son los golitos y los puntitos. Lo demás, fuegos artificiales.

Compartir el artículo

stats