Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Menéndez

La opinión sobre el Oviedo Baloncesto: Todos aportan y disfrutan

Lo mejor que se puede decir del OCB es que es un bloque homogéneo sin dependencias

14

Un Liberbank Oviedo Baloncesto arrollador pasa por encima del Palmer Palma (105-67) Miki López

Hace ya tiempo que el Oviedo Baloncesto ha cumplido sobradamente con sus objetivos para esta temporada, pero sus jugadores no se conforman con ello: quieren más. Y cada día de competición que pasa se les ve más entonados. Por supuesto que la racha de triunfos y excelente juego puede acabarse en cualquier momento, pero de lo que pueden estar seguros los seguidores azules es que su equipo va a poner toda la carne en el asador para jugar los play-off. Y que lo normal, viendo de lo que han sido capaces de hacer en los últimos encuentros, es que lo consigan, que luchen por el complicadísimo ascenso a la todopoderosa ACB.

Lo mejor que se puede decir del Liberbank es que es un equipo, en el más amplio sentido de la palabra: todos aportan y gracias a ello todos disfrutan de los éxitos conseguidos en esta extraña Liga, victorias que son muchas más de las que hubiesen soñado hace no muchos meses quienes llevan las riendas del club; en todos los ámbitos, desde la parte burocrática hasta la financiera o la técnica-deportiva. Lo realizado por la actual plantilla ha hecho olvidar los apuros del pasado año y las dificultades para conformar un equipo con las mínimas garantías (que al final han sido máximas) para afrontar la actual temporada debido al drástico recorte del presupuesto.

El Oviedo tuvo, por fin, un partido tranquilo. No dio opción al Palma en Pumarín desde prácticamente el pitido inicial. Al descanso ya ganaba por 24 puntos de diferencia y los mallorquines no dieron sensación de poder hacer daño a los asturianos en ningún momento. Los dos primeros cuartos de los de Natxo Lezkano rozaron la perfección. Así, por ejemplo, en el primer cuarto los de casa convirtieron cinco de los seis tiros de tres puntos que intentaron, un alto porcentaje éste de lanzamientos de larga distancia que mantuvieron a lo largo de todo el encuentro, materializando 14 de 29 intentos.

Si algo caracteriza al Oviedo en los partidos que lleva disputados hasta ahora esta temporada es que no depende excesivamente de ningún jugador, lo que hace muy difícil al equipo contrario preparar las estrategias defensivas. Si se centran en alguien se equivocan. Ayer, por ejemplo, hasta ocho jugadores carbayones de los once que contaron con minutos en el partido obtuvieron nueve puntos o más, y seis de ellos lograron, al menos, una canasta de tres puntos. Y a la hora de salvaguardar su canasta más de lo mismo. Todos contribuyen a conformar un bloque homogéneo y sin apenas distracciones.

A destacar también en el partido ante Palma que el estirón definitivo del Liberbank, el de la prácticamente imposible marcha atrás, se produjo en el segundo cuarto, cuando Lezkano puso en cancha durante muchos minutos a tres hombres bajos. Ya lo había anunciado hace algunos partidos el entrenador azul, que tenía equipo para jugar durante bastantes fases de los encuentros con dos bases, que le gustaba mucho esta propuesta y que la iba a mantener. Y desde entonces lo ha venido haciendo regularmente. Y con éxito comprobable. Y si alguien albergaba alguna duda, seguro que ayer en Pumarín se disipó.

Compartir el artículo

stats