Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: La trampa

El galleguismo y su feligresía siguen teniendo margen de error tras la derrota ante el Mirandés, aunque sufrir dos accidentes consecutivos con un derbi al otro lado de la tapia dispararía la venta de pañales

Los jugadores del Mirandés celebran su triunfo ante el Sporting en El Molinón

Los jugadores del Mirandés celebran su triunfo ante el Sporting en El Molinón Juan Plaza

Avisados estaban todos. Pero suele ocurrir que uno acaba arrojándose de cabeza en la trampa más evidente que se encuentra por el camino. Y así, tras caer en una emboscada anunciada, llegó el fin de la racha del Sporting en El Molinón y de diez jornadas consecutivas puntuando. El día menos esperado y ante un rival al que se creía mermado por el covid, que incluso tuvo que jugar con un mediapunta de central, los de Gallego entregaron el tesoro de la inviolabilidad del templo rojiblanco al Mirandés de JA y Pablo Álvarez.

La parte de la parroquia más pragmática lo asume con filosofía tabernaria: mejor dejarse robar el honor por unos de fuera que por los de la capital. Porque sí, porque empezaba a flotar en el ambiente la sensación de que el guion se estaba preparando peligrosamente para que fuera el Oviedo el que pusiera fin al ciclo ganador del Sporting y así perpetuar la costumbre: el derbi para los azules y la clasificación final del torneo de barrios para los rojiblancos.

La parte de la parroquia más pragmática lo asume con filosofía tabernaria: mejor dejarse robar el honor por unos de fuera que por los de la capital

decoration

Pero llegaron los de Miranda y desmontaron la bolera. Así que una vez atendidos y controlados los episodios de rabia y llanto, y los gimoteos sobre lo que pudo ser y no fue, al Sporting le toca pensar en cómo meterle mano al Tenerife.

La misión rojiblanca en los nueve partidos que restan de la Liga regular es rascar donde sea y como sea los puntos que le hacen falta para asegurar el play-off. Lo mejor es que el galleguismo y su feligresía siguen teniendo margen de error. Aunque sufrir dos accidentes consecutivos con un derbi al otro lado de la tapia dispararía la venta de pañales. Otra trampa.

Compartir el artículo

stats