Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Víctor Fernández

Una opinión sobre la Liga de Campeones: Zidane en modo zen

Zinedine Zidane

Zinedine Zidane E. P.

Numéricamente, el potencial del fútbol europeo ya se había decantado hacia la Premier cuando la Champions llegaba a cuartos. Que de entre los ocho equipos tres fueran ingleses hacía una lectura fácil, que se completó con el pase a semifinales de dos: Chelsea y Manchester City. Qué decir ahora, tras el primer envite y con marcadores favorables a los insulares, con igualada (1-1) en Madrid y victoria (1-2) en París. Si dejamos hablar solo a los números habrá final inglesa en el Estadio Olímpico de Atatürk, si recordamos la saludable frase de Vujadin, ya saben, “Fútbol es fútbol” hay muchos ¿imponderables? todavía en juego.

El repaso de los de Guardiola en París en el segundo tiempo parece dejar sentenciada la eliminatoria inapelablemente, pero conviene recordar que los dos goles que marcaron llegaron en errores groseros para un partido de ese supuesto nivel. La cantada del hasta entonces impecable Navas o la barrera que se abre en una falta quedan para el anecdotario de despropósitos. Un cuadro que tiene en ataque a Mbappé, Di María y Neymar es temible, aparte de imprevisible. Aunque lo parezca, no hay nada escrito en la vuelta de Manchester.

Más asequible lo tiene el Madrid cuando viaje a Stamford Bridge, que mira más a su enfermería que a otra cosa. Su triángulo vital centrocampista (Modric, Krooos y Casemiro) necesita, sobre todo los dos primeros, recuperar tomo físico tras este agotador tramo final de la competición que los tiene en mínimos. Quizá el trío se convierta en cuarteto con el refuerzo de Valverde. Puede que llegue a tiempo Mendy. Muchas incógnitas para Zidane que jugará su particular partida en la pizarra con Tuchel desde su imperturbable modo zen. Sonríe y ve crecer la hierba.

Compartir el artículo

stats