DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting y el Oviedo: Abrazos y castigos

El Oviedo ya puede empezar a pensar en la reconstrucción y el Sporting necesita ganar al Lugo para volver a creer que "sí se puede"

Yuki, en el partido ante el Osasuna en el que fue insultada

Yuki, en el partido ante el Osasuna en el que fue insultada Real Oviedo

La primera mitad de la jornada para los dos grandes del fútbol asturiano acabó con piñas, abrazos y un largo suspiro de alivio. Con los tres puntos ante el Sabadell, el Oviedo ya puede empezar a pensar en lo que viene por delante: unos, vacaciones; otros, trabajo para diseñar un equipo que deje de dar disgustos y que pueda aspirar a algo más que ver a lo lejos a los diez primeros.

Al Sporting esto no le ha pasado en la presente temporada, pero a los de David Gallego les hace más falta que nunca una victoria para volver a creer que “sí se puede” y demostrar de una vez que la mala racha es historia. Aunque en estos días extraños del covid, en los que el fin del estado de alarma, un mero formulismo administrativo, acaba con la colectividad celebrando la “liberación” como Nueva York tras el final de la II Guerra Mundial, puede pasar de todo.

En la carrera del deporte femenino por alcanzar la equiparación con el masculino, se imitan comportamientos de los chicos que en nada ayudan al objetivo final

decoration

Ahí está el Madrid, dado por muerto, pero con más vidas que un gato. De ahí la pasión y el desenfreno que causa el fútbol en las cabezas mejor amuebladas. Y si no que se lo cuenten a Yuki, la jugadora del Oviedo Femenino que acabó llorando tras recibir insultos racistas de una rival. En la carrera del deporte femenino por alcanzar la equiparación con el masculino, se imitan comportamientos de los chicos que en nada ayudan al objetivo final. Por ello, y precisamente para que esa igualdad sea total, bien estaría investigar y, llegado el caso, sancionar con dureza, que no todo van a ser abrazos.

Compartir el artículo

stats