Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: El Molinón y su vuelta a la vida

Para el gran día ante el Almería se confía en que El Molinón vuelva a tener vida en las gradas si por fin el Principado y Madrid se ponen de acuerdo en las cifras de la pandemia

La plantilla del Sporting, durante un entrenamiento en Mareo

La plantilla del Sporting, durante un entrenamiento en Mareo Juan Plaza

El Sporting vivirá su partido más importante de los últimos años a la sombra de El Molinón. Será la primera gran cita de la “quinta del cole”, su primer momento de gloria (o miseria) que se espera que no sea el último. El problema es que ni la victoria ante el Almería garantiza el éxito, que otra vez depende del Lugo.

Para el gran día se confía en que El Molinón vuelva a tener vida en las gradas si por fin el Principado y Madrid se ponen de acuerdo en las cifras de la pandemia. Bien harían los miembros de los gabinetes de uno y otro lado en fijarse más en las sumas y restas que en si se llama cobertor a lo que toda la vida fue una colcha. El jueves se conocerá si el Sporting podrá reencontrarse con los suyos.

A ver lo que tardan en quejarse desde Almería y Vallecas si hay luz verde para abrir las puertas de El Molinón. El cantar de la adulteración de la competición y tal. Adulterar es vestirse por la mañana de patrón para firmar lo que mande Tebas y por la tarde enfundarse el mono azul para salir a quemar neumáticos y contenedores.

A ver lo que tardan en quejarse desde Almería y Vallecas si hay luz verde para abrir las puertas de El Molinón. El cantar de la adulteración de la competición y tal

decoration

Aunque es cierto que esto en el Sporting no pasa. Nada se sabe de la vida inteligente de la zona abuhardillada: ni mensajes de reproche por la ventaja perdida ni llamamientos a la unidad y al “sí se puede”. Eso cae del lado del entrenador, cuyo discurso habrá que analizar en algún momento, y de los jugadores que, por cierto, se libraron de los micrófonos tras la pifia en Fuenlabrada alegando problemas técnicos. Ya saben, cosas del directo y de los nuevos liderazgos.

Compartir el artículo

stats