DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre la resaca del Sporting-Almería: La gala de los culpables

Comienza el ritual anual del Sporting en busca de los responsables de la decepción y ya hay varios candidatos: Mariño, Gallego y el covid

Mariño, en el suelo, tras encajar el 0-2 frente al Almería ante la desesperación de Guille Rosas y Cumic

Mariño, en el suelo, tras encajar el 0-2 frente al Almería ante la desesperación de Guille Rosas y Cumic Juan Plaza

Mientras van asimilando con el paso de las horas y los días lo que se veía llegar por el horizonte hace ya varias jornadas, el Sporting y los suyos deberán ahora tomar decisiones. Parece que de hacer balance de lo que ha sido la temporada se encargará un día de estos Javi Rico, al que le tocará hacer horas extras a partir de ya. De él dependerá que el verano empiece y acabe sin sobresaltos.

El director deportivo tendrá que buscar acomodo a los que no gustan, despedir con honores a los que acaban contrato y no interesan y pedir precio por los que tienen el cartel de transferibles, que en este contexto son legión. Con la que ha caído, no hay club que no haya puesto en el mercado hasta las tazas de porcelana de la herencia de la abuela. Todo está en venta y lo que no ya se encargarán los de siempre colocarlo donde se pueda.

Las vacaciones servirán para refrescar la cabeza y alejar los malos pensamientos que ha dejado una temporada en la que ha pasado de todo. Sin olvidar el ritual anual de la búsqueda de culpables. Da gusto consultar el historial: los entrenadores, los jugadores-mercenarios, Torrecilla, la falta de identidad… Para la gala del “Culpable del año” de esta temporada la lista de candidatos va tomando forma: Mariño, que ya no tiene nada de santo, Gallego y su gestión de las rotaciones y el “evento Sporting”, que vuelve a nuestras vidas.

Javi Rico tendrá que buscar acomodo a los que no gustan, despedir con honores a los que acaban contrato y no interesan y pedir precio por los que tienen el cartel de transferibles, que en este contexto son legión

decoration

El brote de covid, ese que el club hizo como si no existiera, cotiza alto para llevarse el premio. No hay nada como tener un enemigo invisible sin derecho a réplica. ¡Qué cosas!

Compartir el artículo

stats