Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre Luis Enrique y la Roja: El país de Monchito y Rockefeller

Los que arrastran por la vida una zona bajoventral poliédrica, alaban ahora a Luis Enrique por ser un estratega de primer orden y destacan que sus actitudes cínicas en las ruedas de prensa rozan la genialidad tras semanas y semanas de palos

José Luis Moreno y Luis Enrique

José Luis Moreno y Luis Enrique LNE

Los paladares exquisitos, los que hasta ahora aseguraban sentirse más identificados con la Francia de Mbappé que con la Roja de Luis Enrique porque decían no conocer a ninguno de los futbolistas españoles salvo a Busquets, nos cuentan ahora que el partido del 5-3 a Croacia ha pasado a la historia, que en unos años se preguntará: ¿dónde estabas tú cuando Morata marcó el 4-3?

Dentro de este discurso de los que arrastran por la vida una zona bajoventral poliédrica, ahora Luis Enrique es un estratega de primer orden y sus actitudes cínicas en las ruedas de prensa rozan la genialidad. Y lo mejor de todo es que España ya tiene pie y medio en la semifinal porque los suizos son unos paquetes. Los mismos que se cargaron a la campeona del mundo. Lo más triste es que el más tonto del pueblo ya sabía que esto iba a pasar si la Roja proseguía su camino hacia adelante.

Ahora ocurre que los fuegos artificiales y las burbujas del cava no dejan ver que la defensa hace agua y que para meter un gol hay que llegar veinte veces. Pero no pasa nada, que los suizos no saben de esto. Aunque en el país en el que el padre de Monchito y del cuervo Rockefeller forma parte (supuestamente) de una red que se dedicaba a blanquear (supuestamente) dinero de la coca, todo puede suceder. Por lo menos, que sigan las risas. ¡Toma Moreno!

Compartir el artículo

stats