Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: El chico de oro se va de viaje

Manu García deja Gijón después de que la historia de amor con el club rojiblanco se rompiera bruscamente y el Sporting pierde a un talento que lo demostró con cuentagotas

Manu García Juan Plaza

A la espera de conocer cuántos españolitos pierden el norte por un triunfo de Italia o de Inglaterra en el Eurocopa, los días pasan con la mirada puesta en el siguiente gran acontecimiento deportivo. Los Juegos Olímpicos de Tokio se celebrarán por obligación y más que nunca por la pasta. Para los japoneses se han convertido en un marrón y para los deportistas en una fiesta en la que ni hay música, ni barra, ni gente. Pero hay que cumplir por el negocio: el COI y sus satélites tienen que pagar la renta y la luz y, sobre todo, los sueldos de los que allí viven, que no son pocos.

Mientras, aquí en casa, en la madreñina astur, los acontecimientos invitan al bostezo. Como aún se ve lejano el día del debut liguero, da la sensación de que todo marcha a ritmo caribeño. Eso, o que uno de los efectos secundarios de la vacuna es el de verlo todo a cámara lenta. En el Sporting, Manu García ha elegido Vitoria como destino para demostrar que sigue siendo el chico de oro por el que el club pagó 4 millones.

Si hay suerte, el ovetense se revalorizará, el mercado habrá mejorado y la propiedad podrá negociar un jugoso traspaso. El muchacho y su entorno ya no estaban a gusto en Gijón y desde el covidgate

decoration

Si hay suerte, el ovetense se revalorizará, el mercado habrá mejorado y la propiedad podrá negociar un jugoso traspaso. El muchacho y su entorno ya no estaban a gusto en Gijón y desde el covidgate las relaciones no eran las mejores con parte de los que mandan. El Sporting pierde talento, aunque el chaval lo ha demostrado con cuentagotas. Unos dicen que porque no jugaba en su posición, otros porque lo que le rodeaba no acompañaba, y otros porque nunca acabó de dar ese paso adelante acorde con su coste, sueldo y fama. Fuera lo que fuera, feliz viaje.

Compartir el artículo

stats