Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo, el Sporting y la nueva polémica en el Real Madrid: Floren indulta a Bernabéu

En el último capítulo del "Florengate", el tito ya carga hasta contra la "Quinta del Buitre"; solo se salvan Di Stéfano y el mítico presidente del Real Madrid, espejo en el que se mira el dueño de ACS

Florentino Pérez

Florentino Pérez Europa Press

Se supone que ha sido el último capítulo del “Florengate”. Y aunque no está al nivel de las rajadas contra Casillas, Raúl, Cristiano y compañía, tiene buen juguillo. En la última entrega de las grabaciones (se supone) de Abellán, el tito Floren se cisca en la “Quinta del Buitre” (ya saben, Butragueño, Míchel, Sanchís...), a los que, entre otras cosas, dibuja como unos peseteros que solo querían entrar en el Madrid ondeando la bandera pirata para saquear los tesoros de la casa blanca.

Claro, no habíamos caído en que el tito Floren llegó al club en modo Cáritas para rescatar a la entidad del barro y garantizarle tres comidas calientes al día. Lo de utilizar el palco y el escudo de ganzúa para abrir puertas hacia lucrativos negocios en todo el mundo, mejor para otro día. Así que volvamos al ahora. Estábamos en los exabruptos del tito Floren contra todos, incluida la prensa capitalina.

No habíamos caído en que el tito Floren llegó al club en modo Cáritas para rescatar a la entidad del barro y garantizarle tres comidas calientes al día

decoration

Curiosamente, las rajadas son contra futbolistas y entrenadores que han hecho sombra a lo largo de estos años al ser superior. De los palos, así en un repaso a vuelapluma, solo se han salvado Di Stéfano y Santiago Bernabéu, dos de los merengues que ocupan un lugar destacado en el santoral blanco. Pero mucho ojo, que un tiburón anda suelto. Así que bien harían los herederos de Bernabéu en estar vigilantes no vaya a ser que “en aprovechando” las obras de ampliación del viejo Chamartín alguno quiera cambiarle el nombre. Sí, ese al que le encanta lo de zoquete, tolili y subnormal.

Compartir el artículo

stats