Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Oviedo y el Sporting: Entre Jirka y Djuka

Azules y rojiblancos ya coinciden en día y casi en hora para presentar a sus nuevas figuras en una mañana de frenética actividad del hombre fuerte de Carso en la capital y con la campaña puerta a puerta para vender a Djuka a toda velocidad

Jirka, con Manuel Paredes detrás, en la presentación del jugador eslovaco como nuevo jugador del Oviedo

Jirka, con Manuel Paredes detrás, en la presentación del jugador eslovaco como nuevo jugador del Oviedo Luisma Murias

El inicio de la temporada para el Oviedo y el Sporting, como Moby Dick, ya resopla por allí a lo lejos. Será por eso por lo que los dos clubes van concretando la “operación verano” de entradas y salidas. Incluso ya coinciden en día (y casi en la hora) las presentaciones de las nuevas caras. En esta jornada el fuego lo abrió el Oviedo con la puesta en escena de Jirka, potencia sin mucho control para las bandas azules.

Cuentan los que por allí se dejaron caer que fue una presentación distinta a lo que suele ser habitual. Quizá sea porque el eslovaco respondía y respondía y el traductor iba a lo sencillo: frases cortas y al pie, no vayamos a meternos en un jardín el primer día. Tampoco estuvo mal la actividad frenética demostrada por don Federico, el hombre fuerte de México en Oviedo, preocupado por el protocolo y por que se viera bien la bufanda azul en las fotos.

Mientras, a 28 kilómetros, se producía otro regreso a casa. La recuperación del talento huido (fuera o no fuera en extrañas circunstancias) por parte del Sporting dentro de la política iniciada por la propiedad ya en los últimos tiempos del reinado del “mete miedo” de Torrecilla prosiguió con el aterrizaje de Christian Rivera. El mediocentro llega para aportar músculo a un centro del campo que lo necesita tras las salidas de Salvador y Javi Fuego.

Cuentan que la de Jirka fue una presentación distinta a lo que suele ser habitual. Quizá sea porque el eslovaco respondía y respondía y el traductor iba a lo sencillo: frases cortas y al pie, no vayamos a meternos en un jardín el primer día

decoration

Por cierto, de lo que hará el poleso, aprovechando el verano para dedicarse a la familia, al pádel, a la bicicleta y a la montaña, nada se sabe, aunque a estas alturas todo apunta a que no habrá más aventuras y pasará a la siguiente pantalla. Entretanto, en la casa rojiblanca se espera que dé frutos la campaña publicitaria puerta a puerta para colocar a Djuka. El serbio quiere un buen contrato, y la propiedad de la entidad rojiblanca hacer caja para respirar. Nada nuevo bajo el sol.

Compartir el artículo

stats