Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre los Juegos, el Oviedo y el Sporting: El oro que se fue y la princesa GEO

El covid nos deja sin la medalla de Jon Rahm, el cuñado que todos querríamos tener; Adriana Cerezo triunfa y el Sporting y el Oviedo un día fichan, otro juegan un amistoso y al siguiente presentan a un jugador

Adriana Cerezo

Adriana Cerezo Reuters

Vayan restando una y llevándose poco o nada en las cuentas que hayan hecho para el medallero final español. Jon Rahm, el cuñado tiernecito, amante de la buena carne y de gatillo fácil a la hora de pagar que todos quisiéramos tener, se queda fuera de los Juegos. Con vacuna o sin ella, el virus no perdona. Y los japoneses no digamos. La del golfista vasco, con entrenador enamorado de Llanes y alrededores, era una de las medallas fijas.

También se cuenta con que los muchachos del “fúrgol” se hagan con un metal, aunque las sensaciones no son muy allá. Pero habrá que confiar en los chicos y su capacidad para solventar la fase de grupos para que luego se pongan serios en los cruces. Peor lo deben estar pasando en la tierra prometida: el equipo de baloncesto yanqui pierde un partido en unos Juegos por primera vez en un montón de años. Ya nada es lo que era. Las niñas ya no quieren ser princesas, que cantaba Sabina. Quieren, como Adriana Cerezo, la primera medallista patria en los Juegos, estudiar Criminología y entrar en los GEO.

Mientras, aquí, en casa, la vida sigue a tirones. Un día ficho, al siguiente presento la campaña de abonados y luego juego un amistoso. En eso están el Sporting y el Oviedo. Los socios azules ya saben lo que les va a costar regresar al fútbol siempre y cuando las autoridades competentes lo permitan, que se supone que sí. Y los del Sporting asisten a las evoluciones de los suyos esta temporada: que si faltan (o no) refuerzos o que si hay un chaval del filial que la rompe.

Ya nada es lo que era. Las niñas ya no quieren ser princesas, que cantaba Sabina. Quieren, como Adriana Cerezo, la primera medallista patria en los Juegos, estudiar Criminología y entrar en los GEO

decoration

Este verano es Berto al que se venera, aunque todo indica que hará las maletas. Entre tanto, Djuka sigue goleando a la espera de noticias. Ellas no quieren ser princesas, pero el partisano vecino de Montenegro porfía por el contrato (millonario) de su vida mientras el Sporting sigue con la subasta por el “23” abierta a la espera de que puje quien sea, hasta los GEO.

Compartir el artículo

stats