Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting y el Oviedo: Una jornada de refuerzo, un día de lágrimas

La necesidad de los dos grandes del fútbol asturiano de sumar para seguir arriba y la tragedia en el rally de Llanes

Por la izquierda, José Alberto y el Cuco Ziganda, en el Carlos Tartiere

Por la izquierda, José Alberto y el Cuco Ziganda, en el Carlos Tartiere Irma Collín

Cuando finalice la jornada dominical, los dos grandes de la madreñina astur habrán consumido una sexta parte del calendario que les ha tocado en suerte (o desgracia) esta temporada. Bien estaría que fuera o fuese un cierre de jornada satisfactorio para ambos, un día para reforzar su positivo arranque. Aunque la temporada recién acaba de comenzar, que diría un argentino, mal harían rojiblancos y azules en empezar tan pronto a dejarse puntos como locales en la gatera.

Equipos como el Almería ya carburan, el Eibar está en ello y el Huesca se ha acostumbrado a tener siempre un puesto de preferencia en el ascensor, tanto en el de subida como en el de bajada a los infiernos. A los de Gallego, que han redescubierto algo tan ochentero como el flash para completar su dieta, les hace falta pintarle la cara al Málaga en el regreso de JAL a El Molinón.

López, José Alberto, les tiene tomada la medida a sus ex después de sumar seis de seis en su etapa en Miranda del Ebro. Además, los rojiblancos deben demostrar ante los suyos que todo sigue en orden después del resbalón en Ipurúa.

La principal duda en el momento de escribir estas líneas está en saber si Brugman, el muchacho con apellido de general de la Blitzkrieg, jugará de inicio ante el Girona y cómo se resolverá el atasco que hay en la banda derecha

decoration

Mientras, a 28 kilómetros, el Oviedo se ufana en hacer bueno el punto logrado en Ibiza. La principal duda en el momento de escribir estas líneas está en saber si Brugman, el muchacho con apellido de general de la Blitzkrieg, jugará de inicio ante el Girona y cómo se resolverá el atasco que hay en la banda derecha.

Por lo demás, lo que ocurra no deja de ser fútbol, espectáculo, al que cada vez asiste más gente una vez que la pandemia, parece que está vez sí, ha comenzado a remitir gracias a la campaña de vacunación. Así que nada se perderá o se ganará ocurra lo que ocurra en el césped más que una alegría o un cabreo pasajero. Y más después de la tragedia en el rally de Llanes. Eso sí que merece unas lágrimas.

Compartir el artículo

stats