Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo-Sporting: “Barças”, “Madrides” y uno del Titánico

Un día para empezar a morder en el túnel de vestuarios, las cambiantes matemáticas y las preferencias de Barbón ante el derbi de su Principado

Por la izquierda, Gallego y Ziganda, dando instrucciones LNE

Ya está. Se acabó la semana y hay que ir a por ellos (deportivamente hablando). Sean los que sean. Los azules querrán comerse a los de la casaca rojiblanca que correteen por el verde del Tartiere, últimamente más tapete que nunca. Los de Gijón querrán salir mentalizados de una vez de que un derbi es un derbi, y que por eso hay que empezar a morder ya en el túnel de vestuarios, que no vale hacerlo a partir del minuto 60.

Otra opción es buscar una tercera vía, como la de Barbón. Nuestro presidente no estará en el palco, que tiene planes. Además, tal y como explica a LA NUEVA ESPAÑA, es del (Real) Titánico única y exclusivamente. Otros que ya no están volcaban hacia el otro lado, hacia el Caudal, aunque se les notaran filias y fobias. Y es que somos una región en la que primero (a veces) es lo nuestro, incluso por encima de “Barças” y “Madrides”.

“Se ven muchas camisetas del Oviedo y del Sporting por la calle”, coinciden los jugadores de ambos equipos que aterrizan en Asturias cada verano, sorprendidos de que lo merengue y lo culé no sea la moda dominante. Por cosas así se explica, quizá, que tampoco se acepte el color del rival más cercano.

Otra opción es buscar una tercera vía, como la de Barbón. Nuestro presidente no estará en el palco, que tiene planes. Además, tal y como explica a LA NUEVA ESPAÑA, es del (Real) Titánico única y exclusivamente

decoration

El primer derbi de la temporada comenzó con lío. Ya se verá cómo acaba, que suele suceder que los derbis anden escasos de casi todo. El Sporting promete, esta vez sí, pisar a fondo y evitar que el Oviedo siga batiendo récords. Puede jugar Mossa, uno de los héroes de los derbis azules. Pero la hinchada capitalina no se fía de los números. No hay tradición que cien años dure, y las matemáticas en el fútbol son de lo más cambiantes: un día dos y uno son seis y al siguiente vaya usted a saber.

Por lo demás, lo ya sabido, no habrá Mareona organizada en Oviedo. En Gijón se perderán el que será el primero de los derbis como los de antes. A 28 kilómetros, y como lamenta un aficionado rojiblanco en estas páginas, el fútbol sigue en pandemia. Pero da igual, es día de derbi y el Titánico juega en Pravia.

Compartir el artículo

stats