Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Menéndez

Cómodo triunfo de cantera

Por fin la afición oviedista pudo disfrutar de un triunfo del equipo en el Carlos Tartiere sin mayores agobios. No fue una victoria brillante, pero si cómoda. El Amorebieta mostró sus carencias y no dio en ningún momento la sensación de poder complicarle las cosas a los azules, que tuvieron ocasiones muy claras para ampliar su ventaja, mientras que los vascos apenas llegaron con peligro a la portería de Femenías.

Tras los tres puntos obtenidos ayer el Oviedo se encuentra en buena disposición de poder sumarse a los puestos altos de la clasificación si en los próximos dos encuentros es capaz de ganar a otros dos conjuntos que, como el Amorebieta, luchan por salir de los puestos de descenso, el Mirandés y el Alcorcón. Apostar por el empate, un resultado tan habitual esta temporada en el equipo de la capital del Principado, estaría bien para un club sin aspiraciones, no para uno que, al menos teóricamente, aspira a algo más. Seis puntos más darían una dosis de confianza extra a los carbayones. Sumar de nuevo punto a punto seguro que les desmotivaría.

El Oviedo volvió a mostrar ayer por momentos que tiene jugadores de calidad en todas las líneas para dar más satisfacciones de las que acostumbra a sus aficionados. Una vez más, los dos centrales se mostraron sólidos y contundentes y Costas, además (al margen de algún puntual exceso de confianza) volvió a mostrarse muy efectivo para sacar el balón controlado y con sentido desde la parcela defensiva, facilitando así la labor de sus centrocampistas. Estos ayer, tanto Jimmy como Krugman, despacharon un gran primer tiempo, si bien es cierto que se vieron beneficiados por el planteamiento excesivamente conservador del técnico del Amorebieta en la primera media hora de partido, que les dejó muchos metros libres para diseñar el juego azul.

Tanto Jimmy como Krugman se están asentando en la medular carbayona, aunque, eso sí, con gran desgaste físico, por lo que no debe descartarse algún cambio en los próximos enfrentamientos. Luismi, probablemente, tenga su oportunidad, aunque ayer, ciertamente, en los minutos que disputó, se le vio algo descentrado, como fuera de sitio. Y Javi Mier también podría tener cabida en el equipo si es que logra superar a tiempo las dolencias que le han hecho pasar prácticamente desapercibido en lo que va de campaña.

Las bandas de los de Ziganda son de la cantera. Viti y Borja Sánchez volvieron a mostrar en la tarde de ayer su gran estado de forma. Suyos fueron los dos tantos de la victoria ante el Amorebieta y alguna del resto de las mejores jugadas del encuentro. Uno y otro son piezas fundamentales en los esquemas del Cuco Ziganda. Sus cambios ente el combinado vasco fueron lógicos. El objetivo, no cargarlos de minutos y tenerlos en la mejor disposición posible para que sigan rindiendo brillantemente como hasta ahora. Además, sirvieron las sustituciones para que la afición les agradeciese su esfuerzo y acierto con una gran ovación. No marcaron ayer ni Borja Bastón si Obeng, pero tuvieron ocasión de hacerlo. El segundo, de forma increíble, falló en el primer tiempo la primera gran oportunidad azul. El primero, ya en la segunda parte, cabeceó espectacularmente un balón centrado desde la derecha por Krugman, que se fue fuera por poco.

Compartir el artículo

stats