Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: El Cuco y la lista de la compra

Parece que a Ziganda se le está escuchando atentamente a la hora de buscar las codiciadas piezas para rematar el proyecto azul, en Gijón el objetivo es "fichar" a Villalba y se nos fue Ricardo Hevia, haciendo bueno eso de que no hay país como este para despedir a lo suyos

Ziganda, durante un entrenamiento Ricardo Solís

Avanza pasito a pasito enero, y con él, el ruido de sables que trae consigo el mercado invernal. En el Oviedo ya tienen la lista de la compra que les ha remitido un cumplidor Ziganda, al que parece que se le está escuchando atentamente a la hora de rastrear el planeta “fúrgol” en busca de las codiciadas piezas para rematar el proyecto.

Relacionadas

Todo para alcanzar un play-off por el que suspira la afición azul, tal y como quedó de manifiesto en el encuentro de las peñas azules celebrado en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA y que acabó con un llamamiento a la unidad entre la afición, el club y el consejo de administración que está a los mandos.

Mientras, a 28 kilómetros, hay una hoja de ruta que pasa por hacerse con la propiedad de Fran Villalba, en una operación que puede ser rentable se mire por donde se mire: en lo futbolístico y en lo crematístico si, en una de estas, hay traspaso al final de temporada. O no.

En lo que se refiere a Hevia el dolor es real. Solo hay que ver cómo Luis Casimiro, entrenador del Betis, le dedicó entre sollozos la última victoria de su equipo cuando el mierense estaba en la recta final de su enfermedad

decoration

Luego, cuando lleguen la crema solar factor 50 y las bermudas ya se verá lo que ocurre con el cedido Manu García, que seguro que está disfrutando del curso acelerado de “El fútbol según Mendilibar” que está recibiendo en Vitoria.

Por lo demás, lágrimas y llantos, todos ellos más que justificados, en el baloncesto español. Nos ha dejado el mierense Ricardo Hevia, toda una institución en los banquillos y –ahí están sus números– el mejor entrenador asturiano de todos los tiempos.

“Nada malo salió de Mieres”, repetía el clásico. Y en este caso tiene toda la razón. No hay país que despida a sus muertos como este, pero en lo que se refiere a Hevia el dolor es real. Solo hay que ver cómo Luis Casimiro, entrenador del Betis, le dedicó entre sollozos la última victoria de su equipo cuando el mierense estaba en la recta final de su enfermedad. No hay más que añadir. Buen viaje.

Compartir el artículo

stats