Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: El objetivo real y la jubilación

Tras el empate en La Rosaleda, la discusión del sportinguismo se centra ahora en alcanzar el punto de iluminación cósmica adecuado para vaticinar qué será de los rojiblancos en el mes de junio, mientras que el Oviedo se despide de uno de los suyos: Linares cuelga las botas para dedicarse a vivir

Miguel Linares y David Gallego

Cada jornada trae un debate dependiendo del resultado. La diversión en el “fúrgol” es así. En el caso del Sporting de Gijón, y más tras el empate en La Rosaleda, la discusión se centra ahora en alcanzar el punto de iluminación cósmica adecuado para vaticinar qué será de los rojiblancos en el mes de junio. Vamos, si el Sporting sigue teniendo opciones para meter la cabecita en el play-off.

El peso de la historia exigiría a los rojiblancos seguir luchando por todo, porque dar por perdido cualquier objetivo a principios de enero sería de cobardes. Luego ya nos encontramos con un problema: la realidad y la experiencia empujan el argumento hacia el lado contrario. A ocho puntos de la promoción, con otros tantos equipos por delante y ya con 23 jornadas disputadas, los de Gallego deberían hacer una segunda vuelta de campeones de Liga.

El peso de la historia exigiría a los rojiblancos seguir luchando por todo, porque dar por perdido cualquier objetivo a principios de enero sería de cobardes. Luego ya nos encontramos con un problema: la realidad y la experiencia

decoration

¿Se puede? ¿Se cree? ¿Este proyecto tiene vida más allá del 30 de junio? Puede que sí, puede que no. Lo primero, y para lo que ya no hay excusas, pasa por ganar al Amorebieta. ¿La Copa? Pues es un caramelo, el postre, no el plato principal del menú. Y el que no lo entienda tiene un pequeño problema.

Mientras, a 28 kilómetros, el oviedismo despide a uno de los suyos. Linares cuelga las botas para dedicarse a vivir. Tipo querido por la hinchada azul por su honestidad, Linares es la prueba de que hay tipos normales al otro lado de la mampara que separa al “fúrgol” de élite del mundo de los mortales. Honor y gloria para el maño. Feliz jubilación.

Compartir el artículo

stats