Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Losada: se va un referente del voleibol asturiano

Gran labor despachada durante las tres últimas décadas en el deporte-base y sobremanera en el mundillo del arbitraje

Juan Carlos Fernández Losada.

Juan Carlos Fernández Losada ha puesto punto final a su estrecha vinculación laboral con la Real Federación de Voleibol del Principado de Asturias, tras tres décadas, aunque a buen seguro que continuará echando una mano, dentro de sus posibilidades, cuando le requieran para ello. Sin duda. Muchos años de entrega y fidelidad, tanto con un silbato como sin el, hacia una disciplina que ha dado muchas satisfacciones al deporte asturiano durante ese largo trecho de tiempo. 

“A lo largo de todo ese tiempo he intentado aportar con la mayor humildad, con la mayor educación y respeto hacia todas las personas con las que he trabajado, conocido y relacionado, siempre con la mayor transparencia y honestidad. Soy consciente que, seguro que he cometido errores y tomado decisiones erróneas, pero siempre lo hice mirando por el bien del voleibol asturiano, tanto a nivel regional como nacional”, decía en su despedida. 

Sea como fuere, Losada ha sido, es y será todo un ejemplo de lo que debe ser una persona comprometida no sólo con el arbitraje, sino también con todo lo que rodea al impulso y promoción del deporte-base en una comunidad autónoma que no puede decirse que nade en la abundancia, en cuanto a subvenciones y ayudas de las Administraciones públicas, en comparación con otras comunidades autónomas de este país. 

Juan Carlos, al que conocí hace algunos años, siempre estuvo volcado con el voleibol y cada vez que era requerido para alguna aclaración allí estaba disponible. Nunca jamás una mala cara, pese al cansancio que acarrean las largas competiciones, a mido de Campeonatos de España de categorías inferiores, como los organizados en sedes del Oriente, tales como Cangas de Onís, Arriondas, Posada, Llanes o Ribadesella. 

Acercar a las selecciones territoriales al Oriente, por ejemplo, fue otro de los grandes aciertos de Losada, arropado por Antonio Morales –anterior máximo responsable de la Territorial, otro de los grandes dirigentes de esta comunidad autónoma asturiana-. Ahora, la estela está en mano de Luis Ángel Ruenes Argüelles, otro hombre del Oriente muy comprometido con el voley de base y con una larga trayectoria como inductor de esa disciplina en la comarca. 

La labor de Losada queda ahí reflejada, tanto en pista como en los arenales, y el voleibol asturiano –permitidme el atrevimiento- creo que está en deuda con él. El buen hacer, su buen manejo de las situaciones enrevesadas –siempre con una sonrisa dibujando su rostro- y ese don de gentes envidiable, le han convertido en uno de los personajes más populares y queridos de ese deporte. Es muy, pero que muy difícil quedar bien con todo el mundo, pero lo logró. 

Asegura que se marcha sin hacer ruido, tal como arribó en su momento a la Territorial del Principado de Asturias, aunque lo hace, en mi opinión, por la puerta grande, con infinidad de amigos y amigas, con el trabajo bien hecho y con una retahíla de jóvenes que han tenido en él un espejo donde mirarse, sobremanera en el mundillo del arbitraje. Nos seguiremos viendo por las canchas y las playas o calas, siempre con una sonrisa.

¡¡Gracias por todo, Juan Carlos!!

Compartir el artículo

stats