Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting y el Oviedo: Jony, remedio para todo

El Sporting vuelve a tirar de los favoritos de su agenda en una decisión que todos los indicios señalan que es del presidente. El equipo de Gallego y el proyecto necesitan algo así, algo que mantenga la mirada de la afición fija en el campo, ilusione a los que han abandonado el barco y que no se pueda echar en cara si al final el jugador regresa y el tema deportivo no luce

Rubén García y Jony celebran un gol con el Sporting LNE

Jony, su explosividad y su zurda. El Sporting de Gijón vuelve a tirar de los favoritos de su agenda en una decisión que todos los indicios señalan que es del presidente. El equipo de Gallego y el proyecto necesitan algo así, algo que mantenga la mirada de la afición fija en el campo, ilusione a los que han abandonado el barco y que no se pueda echar en cara si al final el jugador regresa y el tema deportivo no luce.

Ya se sabe que en el “fúrgol” lo de los sentimientos y tal y tal también juega. El nombre de Jony les recuerda a todos tiempos mejores, más abundantes y, sobre todo, más felices. Incluso en su segunda etapa, la de Baraja, el “efecto Jony” permitió a los rojiblancos alcanzar el play-off haciendo bueno eso de que Jony, como Iago Aspas en el Celta, por ejemplo, solo rinde en su casa.

¿Por qué no ahora?, se preguntan los más optimistas. Aunque lo primero es que se cierre la operación. Luego, ya veremos. Entre medias, la junta de accionistas, a la que los habitantes de la zona abuhardillada de Mareo llegarían más tranquilos si la Lazio se apiada. Al mismo tiempo surgen preguntas, como la de si al final vendrá o no otro delantero. ¿Será asunto de dinero o que las propuestas de Javi Rico para darle un socio a Djuka no convencen?

Ya se sabe que en el “fúrgol” lo de los sentimientos y tal y tal también juega. El nombre de Jony les recuerda a todos tiempos mejores, más abundantes y, sobre todo, más felices

decoration

Si es la segunda posibilidad habría que unir la nada fructífera búsqueda de un delantero a lo que sucedió con el sustituto de Gallego, cuyas alternativas tampoco habrían convencido a la propiedad. En este punto surgen más preguntas: ¿hay confianza en el trabajo del DD? ¿Estamos ante otro proyecto zombi, otro proyecto en vías de extinción? Las respuestas en el viento y en el tiempo, pero pinta chungo.

Compartir el artículo

stats