Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan A. Ardura

Orgullo, valor, garra... y suerte

Qué razón lleva José Ángel Ziganda cuando dice que esta semana se juega y se entrena un derbi._No es un partido más, aunque en la clasificación los puntos en juego sumen tanto como los disputados ante el Leganés o el Alcorcón. Decía el bueno de Enrique Castro, Quini que el fútbol es más sencillo que todo lo que le rodea. De cara al derbi del sábado, y haciendo bueno la máxima del “nueve”, la hoja de ruta está escrita en el himno oviedista desde hace mucho. Orgullo de que los dieciséis que salten al césped sean dignos herederos de los Óscar, Lángara, Herrerita, Goyín, Toni Cuervo, Paquito, José María, Tensi, Viti, Berto, Carlos y Dely Valdés que tantas alegrías nos dieron. Valor de que el equipo recoja el brazalete que mantuvo en lo más alto Toché en un partido que solo los oviedistas que viajamos por esos campos de la Tercera de nuestra bendita Asturias sabemos valorar en su justa medida. Garra para ganar disputas cuando el rival, hipermotivado para maquillar la temporada, vaya a por cada balón en liza; una garra como la que demostró aquel grupo que ganó 1-0 al Mosconia con gol de Kily y carreras por la banda, melena al viento, del inolvidable Armando Barbón. Y ya puestos, una pizca de suerte, que siempre hace falta para acompañar el trabajo bien hecho de un equipo, de un club curtido, como muy pocos, en la adversidad y las dificultades.

Compartir el artículo

stats