Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Sporting: Las ganas de JR Sandoval

El abelardismo 2.0 ha recuperado en tiempo récord los ánimos de una afición hastiada de sufrir. Queda el último empujón. Y Fuenlabrada, donde JR Sandoval espera con el cuchillo entre los dientes, es una buena plaza para rematar el asunto

Djuka celebra su gol ante el Girona en El Molinón MARCOS LEON

El Sporting enfila el final de curso con la tranquilidad del bálsamo de la victoria ante el Girona, en la que, entre otras cosas, quedó claro que hay suertes en el fútbol, como la de la estrategia, que se entrenan al margen de que el lanzador sea bueno, malo o pasara por allí. Hay que echar la mirada muy atrás para recordar cuándo el Sporting logró marcar en un saque de esquina. Y mucho más para encontrar dos goles de cabeza en un mismo partido. El cúmulo de sorpresas se completa con que uno de esos tantos lo marcara Djuka, delantero de derechas única y exclusivamente.

El abelardismo 2.0 ha recuperado en tiempo récord los ánimos de una afición hastiada de sufrir. Tampoco era tan difícil dar con la tecla, ¿verdad? Queda el último empujón. Y Fuenlabrada, donde JR Sandoval espera con el cuchillo entre los dientes, porque tiene ganas a los rojiblancos, es una buena plaza para rematar el asunto. Por eso mal haría el Sporting en creer que con lo del domingo basta.

Así que al Pitu le toca mantener a tope la adrenalina de los suyos, no vaya a ser que, lejos de casa y sin el calor de más de 21.000 gargantas empujando, el suflé se venga abajo. Si la permanencia se ata en Madrid llegará luego el asunto de Las Palmas, si será necesario que los rojiblancos hagan un favor a estos u aquellos ganando, empatando o saliendo como si se tratara de un partido de pretemporada en el que se esperan más de una, dos, tres y cuatro despedidas. Al menos sería lo suyo después del añito que se ha papado la madreñina rojiblanca. Pero eso ya será otra historia. O no, ¿oísti?

Compartir el artículo

stats