Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: El futuro y la paciencia

Habrá que poner los contadores a cero y ver si además de otra forma de gestionar, con expertos en comunicación, en marketing, en operaciones financieras complejas y capacidad para hablar mogollón de idiomas, el futuro llegado desde el Nuevo Mundo lo hace con buenas dosis de paciencia

Por la izquierda, Alejandro Irarragorri, David Guerra, Gerardo García, Alfonso Villalba y Martín Hollaender.

Ha llegado el día. Los que saben de este negocio del “fúrgol” en la madreñina aseguran que ya mismo la venta del Sporting será una realidad. Punto y final a la operación salida, e inicio del desembarco desde México lindo y querido. Se supone que habrá un periodo de “entreguerras” en el que el fernandismo, a través de Ramón de Santiago, hará un ordenado traspaso de poderes.

Cuentan que se producirá una pequeña limpia, y que habrá un “adiós y gracias por los servicios prestados” a Javi Rico, el último director deportivo de los Fernández, que ya no se sabe el número que ocuparía en el parte de bajas de la propiedad saliente.

A partir de ahora habrá que poner los contadores a cero y ver si además de otra forma de gestionar, con expertos en comunicación, en marketing, en operaciones financieras complejas y capacidad para hablar mogollón de idiomas, el futuro llegado desde el Nuevo Mundo lo hace con buenas dosis de paciencia para construir el nuevo Sporting.

Mientras, a 28 kilómetros, la destacada temporada de los muchachos de la casa azul se está dejando notar en el interés que despierta la plantilla que no hace mucho lideraron Rubén Reyes y el Cuco Ziganda. Curiosamente, en este arranque de mercado el interés, los rumores..., lo que sean, llegan por dos de los laterales azules. El fútbol es global, casi que lo fue antes que el mundo, y permite que en Grecia se fijen en un canterano como Lucas Ahijado o en Israel les suene Pierre Cornud.

Por lo demás, semana clave para el OCB de baloncesto: necesita cuartos para salir a competir otro año más en LEB Oro. Se esperan noticias de alguna empresa y de la cosa pública, pero el teléfono no suena. Se avecina suspense, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats