Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Misión, llegar a 40.000

Será curiosa la carrera para conseguir el objetivo que se han marcado oviedistas y rojiblancos: alcanzar cada uno los 20.000 abonados, el mismo aforo que la FIFA pide para que El Molinón sea mundialista

Borja Sánchez se hace una foto con un joven seguidor del Real Oviedo MARA VILLAMUZA

Objetivo, llegar a los 20.000 abonados. La fórmula, a base de bajadas por allí y pequeños ajustes, que no subidas –el consejo dixit–, por allá, además de descuentos a los más fieles. Y Borja Sánchez como imagen de la primera campaña de abonados con el Grupo Pachuca al frente del Oviedo. Estas son algunas de las palancas, ahora tan de moda, que la nueva propiedad de la casa azul quiere utilizar para que la ola de ilusión que han generado la entrada de Pachuca y el paso atrás de Carso se materialice en recuperar a los socios que se fueron quitando del medio poco a poco tras el ascenso.

Las 20.000 almas a las que quiere llegar el Oviedo es la misma cifra que se plantearon en Gijón los muchachos del Grupo Orlegi. Será curiosa la carrera para conseguir este objetivo. Nunca está mal un poco de morbo, de picante. Eso sí, sin pasarse, que luego ocurre lo que ocurre. Por lo demás, las huestes azules ya pueden respirar tranquilas una vez que ya es oficial que Borja se queda, que no habrá sorpresa de última hora tras el susto por la espantada de Montiel a raíz de un calentón del presidente del Rayo. Y de regalo, Enrich.

Mientras, a 28 kilómetros se sueña con que El Molinón sea otra vez mundialista. Empieza ahora la partida de póker entre las administraciones y la entidad para ver de dónde saldrá el dinero necesario para aumentar el aforo del municipal gijonés, que sería de 40.000, justo los abonados que quieren sumar los dos grandes de la madreñina, ¿oyisti?

Compartir el artículo

stats