Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Oviedo y el Sporting: Pachuca, Pablo Pérez y el bisturí

En Oviedo ya llegan los primeros fichajes con el sello de garantía de Pachuca y en Gijón el bisturí de Orlegi sigue funcionando: Pablo Pérez deja el club

Pablo Pérez, durante un entrenamiento con el Sporting. LNE

El señor mercado regresa a nuestras vidas. Por ejemplo, Lewandowski aterriza en el Barça de las palancas, ese club arruinado que promete fichar y fichar y al que a su entrenador le dan la vuelta en Estados Unidos por haber consumido el cupo de viajes a Irán, un país odiado en Yankilandia desde tiempos inmemoriales. Tranquilos todos aquellos con alma azul y grana. Seguro que la historieta se resuelve en breve. En cuanto a la madreñina astur del balón, pues ahí vamos.

En Oviedo ya están llegando los primeros fichajes con el sello de garantía cien por cien Pachuca (el primero se llama Aceves), al margen de los de estos últimos días, con Borja Sánchez atado y bien atado para las tres próximas temporadas y Sergi Enrich camino de la capital para hacer un poco más feliz a Bolo.

Mientras, a 28 kilómetros la cosa va de la "operación salida". Nos deja para siempre, salvo giro inesperado de los acontecimientos, Pablo Pérez. El jugador "número 12" de las últimas ni se sabe cuántas temporadas ha dicho adiós. Entre que el límite salarial que manejan los nuevos habitantes de la zona abuhardillada de Mareo no da para mucho y que el jugador veía que se le iba a pasar el arroz si seguía esperando por el amor de su vida, pues la separación era cuestión de tiempo.

El acerado y afilado bisturí del Grupo Orlegi sigue funcionando pese a quien pese. Y así los días siguen pasando en el universo del "fúrgol" astur, donde no hay jornada de este tórrido verano en la que no tengamos novedades, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats