Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

Lágrimas y kilómetros

Lágrimas en la sala de prensa de El Molinón. Besos, abrazos y muchos kilómetros recorridos en Pachuca. Así marchan las últimas horas en el universo de los dos grandes del "fúrgol" de la madreñina. En Gijón, despedida a lo grande de Pablo Pérez, defendido por muchos, repudiado por otros, aquellos que echan mano de las estadísticas para señalar que el de la Inmaculada nunca fue capaz de ganarse el puesto salvo aquel año en el que logró el ascenso con los guajes de Abelardo. Son puntos de vista, múltiples en la vida y más numerosos que granos de arena en una playa en el "fúrgol". Mientras, a no se sabe cuántos kilómetros y con seis horas de diferencia, la delegación de la casa azul –Menéndez Vallina y compañía– se está empapando de lo que viene siendo el espíritu de Pachuca, de la ciudad, sus gentes y de lo que significa el grupo empresarial que ha tomado el control de las operaciones en Oviedo tras el paso a un lado de Carso. La noticia es que, por fin, Borja Sánchez se ha incorporado a los entrenamientos con Bolo y el resto de los muchachos tras firmar la renovación. A estas alturas tener a casi todo el equipo ya trabajando es toda una novedad y seguro que una suerte para el técnico. Solo quedarían un par de retoques para completar el primer proyecto con la firma de Pachuca. Por lo demás, arrancan los bolos de pretemporada. Ya queda menos, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats