Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Entre los "Oscar" y la media luz

El Sporting celebrará la junta de accionistas de la ampliación a puerta cerrada y el Oviedo ya tiene a Koba, el mediocentro deseado por Bolo

Alexia Putellas con su premio como mejor futbolista europea del año MURAD SEZER

El Sporting enfila la recta final de la semana con el objetivo de hacer seis de seis en casa. Tras el Andorra de Geri llega el Burgos de Michu, Saúl Berjón y compañía. Los rojiblancos esperan haber recuperado fuerzas tras el asado gaucho organizado por Zarfino, nuevo ídolo de los amantes de la garra y los puñetazos en el pecho, en Mareo. Ambiente feliz, muchas risas y foto de familia en la que no faltó nada. Luz y taquígrafos, que se decía antiguamente. Horas después la cosa cambia. La nueva propiedad quiere que su primera junta de accionistas, la de la generosa ampliación de capital, sea a puerta cerrada, a media luz, como rezaba el tango, para poder acercarse a los suyos, estar piel con piel sin miradas indiscretas. Una decisión sin precedentes. A ver cómo sale.

Mientras, a 28 kilómetros, en la casa azul ya celebran de manera oficial la llegada de Koba. El acuerdo estaba cerrado hace días, pero el Valencia no acababa de dar luz verde hasta que no llegara el recambio deseado por Gattuso, el que corría para que Pirlo enamorara dentro y fuera del verde. Con la llegada del chaval francés, el Oviedo, salvo sorpresa de última hora, daría por cerrada la plantilla del año I de Bolo.

Por lo demás, risas en el Real Madrid y lágrimas (o no) en el Barça tras el sorteo de los grupos de la Liga de Campeones. Un sorteo, por cierto, convertido ya en una especie de gala de los "Oscar". Unos, todo luces, y otros, a media luz. Cosas del "fúrgol" moderno, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats