Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Oviedo y el Sporting: Don Mercado y la excelencia

Cerrado el mercado, y como ocurre después de cualquier cita electoral que se precie, todo ha salido de fábula, todos han ganado y están megacontentos

Abelardo, a la izquierda, camino de un entrenamiento con el Sporting JUAN PLAZA

Una vez que don Mercado se ha ido de vacaciones hasta que lleguen las nieves (o lo que toque), el interés en la madreñina se centrará única y exclusivamente en el "fúrgol". Ha sido la primera ventana del compro, vendo, cambio y/o regalo que les ha tocado vivir a los nuevos propietarios de Oviedo y Sporting. Y como ocurre después de cualquier cita electoral que se precie, todo ha salido de fábula, todos han ganado y están megacontentos.

Abelardo le pone un sobresaliente a la plantilla que le ha quedado. En Oviedo, más de lo mismo, con Jesús Martínez llamando y llamando para estar informado al minuto de cómo se desarrollaban las operaciones, sobre todo en el estresante último día.

Porque el último día siempre depara sorpresas. Los equipos esperan que el de enfrente sienta la presión y se pliegue a las exigencias: unos pidiendo más de la cuenta y otros tijera en el coste de la operación. Lo de toda la vida, vamos. En este caso, en la casa azul se quedaron con las ganas de un extremo. Pero no pasa nada, queda el mercado invernal, que suele arreglar poco o nada. Por lo demás, llega la cuarta jornada. El Sporting viaja a El Toralín, donde no estará solo. Tampoco el Oviedo, que se medirá al Levante en el Tartiere. Ni la hora ni el día invitan a ir al campo, pero un buen resultado puede disparar las ilusiones azules en lo que es el mejor arranque desde el ascenso, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats