Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: El Oviedo tiene un plan

En la casa azul, Tito Blanco tiene la misión de modernizar la captación de jugadores y en Gijón se cierra el debate Pedro Díaz-Zarfino tras la victoria en El Toralín

Bolo, durante un entrenamiento en El Requexón LUISMA MURIAS

El Oviedo se prepara para modernizar el área de captación de jugadores. Es la misión que tiene ahora Tito Blanco, DD de la casa azul, una vez que Don Mercado se ha ido de vacaciones hasta el próximo mes de enero. Toca darle una vuelta al modelo una vez que la entidad azul hace tiempo que dejó atrás los fantasmas de los años en el barro. Hace falta gente y organización, cuentan los que saben. La idea ya se tiene y pasa por trasladar al mundo azul el modelo del Grupo Pachuca.

Entre tanto, Bolo no da pistas sobre lo que hará el lunes frente al Levante de Femenías y Montiel, el muchacho al que el ínclito Martín Presa, presidente del Rayo, hizo llorar al cambiarle de la noche al día sus planes de seguir jugando un año más en el Tartiere. Los jugadores son como son, pero a veces lo son por motivos como los de ser tratados como una pieza de chuletas en la carnicería de la esquina.

Mientras, en Ponferrada, los vecinos que habitan a 28 kilómetros se dan un baño de masas con sufrimiento incluido. La semana en el que el debate era Zarfino o Pedro acabó con ambos en el campo y siendo importantes para la victoria de los de Abelardo. De momento, el viento está de cara para los muchachos de Orlegi, que dormirán en los puestos altos de la clasificación a la espera de recibir al Racing, uno de los equipos amigos en esto del "fúrgol" por unos u otros motivos. Por lo demás, arranque de los asturianos en la Segunda RFEF, con el Avilés, por ejemplo, empatando ante el Polvorín lucense. Y es que hay vida más allá de los dos de grandes de la madreñina, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats