Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: El perdón del hombre blanco

Sporting y Oviedo sufrieron igual suerte: se les fueron dos puntos por el desagüe tras su participación en la 16.ª jornada de esta Segunda División que hay que ver con almohada y pijama

Álvaro Cervera da instrucciones a Pomares durante el Ponferradina-Real Oviedo en El Toralín IRMA COLLIN

Los dos grandes de la madreñina "furgolística" han cerrado su participación en la 16.ª jornada de esta Segunda División que hay que ver con almohada y pijama. Sporting y Oviedo sufrieron igual suerte: se les fueron dos puntos por el desagüe. Los del Pitu suman ya demasiadas jornadas sin ganar. Marcan, pero no lo suficiente dado que atrás los agujeros del colador son enormes.

Al Oviedo, donde todo el mundo ya sabe a lo que juega, le desmontan la bolera con muy poco. Siguen los azules viendo cómo el negocio se esfuma en los minutos de la basura. Y en El Toralín, por partida doble: empate y penalti fallado. Se acerca el final de la primera vuelta, y ya se pueden ir sacando algunas conclusiones a la espera de que el mercado invernal resuelva algo, cosa bastante improbable salvo inversión estratosférica si nos atenemos a lo que suele ocurrir tradicionalmente con los fichajes que llegan tras los turrones. En Gijón, Abelardo insiste cada vez que alguien le saca el tema que el objetivo de este Sporting no es el play-off. Que sí, que el equipo compite y tal y tal pero que lo suyo es no pasar apuros como la (casi) dramática temporada anterior y luego ya se verá.

Por lo demás, que no cunda el pánico entre las masas. Infantino, el presidente de la FIFA, organización ejemplo de transparencia, buena conducta y uso de sus dineros acorde con la legislación vigente, solicita al hombre blanco que hinque la rodilla y pida perdón por 3.000 años de barbarie, que no todo es culpa de Qatar, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats