Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

El balón global

Antonio Rico

La opinión de Antonio Rico sobre el Mundial: Pericles, Antígona y Qatar

La asamblea ateniense y los partidos de pago de la Copa del Mundo

La asamblea ateniense, compuesta por ciudadanos, decidió que todo ciudadano tenía derecho a dos óbolos de los fondos públicos para adquirir la entrada que le permitiera asistir a las representaciones del teatro de Dionisos donde antes, como dice el escritor austriaco René Kraus, autor de una excepcional biografía de Sócrates, solo los adinerados podían decidir, en la competición anual, si el primer premio correspondía a Sófocles, a Esquilo o aquel joven innovador llamado Eurípides que retrataba a dioses y héroes con frágiles corazones humanos. Dos óbolos para el teatro. Me pregunto qué habría hecho Pericles si en el siglo V a. C. se hubiera celebrado un Mundial de fútbol en Qatar.

Vale, en el siglo V a. C. había Juegos Olímpicos, pero no un Mundial de fútbol. Ni siquiera existía el fútbol, y muchos menos Qatar. De acuerdo, pero ¿qué habría hecho Pericles? El gran Pericles encargó audazmente al escultor Fidias y a los arquitectos Ictino y Calícrates la construcción del Partenón, un templo que debería ser el asombro de todos los griegos y para el que, como John Hammond en "Jurassic Park", no se repararía en gastos. Pericles también ordenó la construcción de un nuevo camino a Eleusis, aunque el viejo era más que suficiente para la procesión anual. ¿Qué habría hecho Pericles con el Mundial de Qatar? ¿Habría subvencionado a los atenienses para que pudieran viajar a Qatar a animar a la selección griega? Ya, ya, ya, ya. Grecia no se clasificó para el Mundial de Qatar. ¿Habría concedido dos óbolos de los fondos públicos a cada ciudadano para que se pudieran abonar a Gol Mundial y no perderse ningún partido? Que sí, que en el siglo V a. C. todavía no se había inventado el televisor, no existía Movistar ni Gol Mundial y no era posible crear una cuenta para adquirir un paquete que permite ver el Mundial en SmartTV, tablets, móviles y ordenadores. Ya me entienden. ¿Merece un partido de fútbol del Mundial de Qatar el mismo trato que una obra de Eurípides?

La asamblea ateniense votó para que los ciudadanos pudieran entrar gratis al teatro ¿Una asamblea española votaría que todos los ciudadanos reciban 19,99 euros para poder ver en la tele todos los partidos del Mundial de Qatar? ¿Si un ciudadano ve ilegalmente un partido del Mundial podría decir, como Antígona en la tragedia de Sófocles, que los decretos de un mortal no pueden obligar a transgredir las leyes no escritas e inmutables de los dioses del fútbol popular? ¿Las leyes del fútbol, también como diría Antígona, no son de hoy ni de ayer, sino de siempre, y no pueden depender del capricho del rey de Movistar o de cualquier plataforma o televisión privada?

¿Si había dos óbolos para poder ver "Antígona", tendría que haber 19,99 euros para ver a la selección de Brasil? Bueno, la televisión pública ofrecerá todos los partidos de la selección española y también la final. Así que veremos gratis a la selección de Luis Enrique en el último partido del Mundial. Algo es algo, Antígona.

Compartir el artículo

stats