Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Mundial, el Oviedo y el Sporting: Los huevos de Luis Enrique

El entrenador asturiano se ha convertido en todo un "influencer" ahora que le ha dado por contar su vida en Twitch, donde lo mismo habla de fútbol que nos descubre las bondades del earthing, que no es otra cosa que andar descalzo por el prau

Messi se lamenta de la derrota ante Arabia Saudí en el Mundial de Qatar 2022 PETER CZIBORRA

La tercera jornada del Mundial del cinismo que se disputa en el país de la libertad que tanto ama la FIFA dejó la primera gran sorpresa del torneo. La modesta Arabia Saudí, rica en otras cosas, tumbó a la Argentina candidata a la victoria final. Los abnegados árabes le robaron en dos chispazos la sonrisa a Messi, que ya ha vuelto a mirar al suelo y no al cielo. La sombra de Diego Armando Maradona sigue siendo muy alargada, y el moderno "10", que sabe que está ante su último baile, debe de estar empezando a barruntar que puede acabar su carrera sin la copa de las copas en su vitrina de los trofeos. Aunque ya se sabe que esto no es como empieza, sino cómo acaba.

Pero pinta mal si la estrategia de la albiceleste es la de jugar andando. La derrota argentina también es un aviso a navegantes. En especial para la España de Luis Enrique, a punto de debutar en el Mundial ante Costa Rica. El entrenador asturiano se ha convertido en todo un "influencer" ahora que le ha dado por contar su vida en Twitch, donde lo mismo habla de fútbol que nos descubre las bondades del earthing, que no es otra cosa que andar descalzo por el prau. También se ha convertido en un gran embajador de Asturias y Gijón, por lo que no es de extrañar que en nada Barbón y quien gobierne un día de estos en Gigia lo conviertan en guardián del Paraíso Natural.

Sus discursos en los felices mundos de Yupi de las redes sociales también incluyen recomendaciones sobre alimentación. Sin ir más lejos, en la noche antes del partido frente a Costa Rico reconoció que, además de varios grupos de verduras, se jaló seis huevos (tres cocidos y tres fritos), que ya son huevos. Por lo demás, en Gijón, uno de los que más mandan en Orlegi nos explica que si el Mundial se va para El Molinón algo de dinerillo pillará el Oviedo para arreglar lo suyo. Huevos, pasta y "fúrgol", a ver quién da más, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats